Cuatro muertos en un bombardeo en Sarajevo

Agencias
Sarajevo / Londres - 21 ago 1992 - 22:00 UTC

Cuatro personas resultaron muertas ayer y 23 heridas cuando un proyectil de mortero estalló en un mercado situado en pleno centro de Sarajevo. La ciudad vivió, en la madrugada del viernes, uno de los momentos más dramáticos de la guerra. Sin luz, y con escasez de pan, los habitantes de la capital bosnia padecieron un nuevo y duro bombardeo serbio. Entre tanto, en numerosas capitales europeas se multiplican los esfuerzos diplomáticos para lograr el éxito en la conferencia de paz que se iniciará el próximo miércoles en Londres. El Gobierno británico confirmó ayer que todas las partes han aceptado la invitación.

Sarajevo amaneció ayer sin luz eléctrica y sin pan. Numerosos incendios y columnas de humo eran visibles desde varios puntos de la ciudad. La noche que acababa de terminar había sido la peor del último mes. Un intenso bombardeo de fuego de mortero alcanzó, durante la madrugada, el edificio del Gobierno, el hotel Holiday Inn, el hospital Kosovo, las proximidades del cuartel Mariscal Tito -sede de los cascos azules- y varios edificios civiles.Horas después, en pleno día, un proyectil, disparado presumiblemente desde posiciones serbias, estalló en una hora de gran afluencia en uno de los principales mercados de Sarajevo, en el bulevar de Tito, causando al menos cuatro muertos y 23 heridos.

Los combates prosiguieron además por todo el territorio de la república, con un saldo de 24 muertos y más de 200 heridos en 24 horas.

Milosevic irá a Londres

Mientras que la guerra prosigue con toda su fiereza, en Londres, el Foreign Office (Ministerio de Asuntos Exteriores) anuncié ayer que todas las partes implicadas en el conflicto de Bosnia-Herzegovina asistirán a la conferencia de paz que se abrirá en la capital británica el próximo miércoles. Se espera que el presidente serbio, Slobodan Milosevic, quien rehusó acudir a la última conferencia patrocinada por la CE, este presente esta vez. Al aludir a la cita de Londres, el presidente de Bosnia, Alia Izetbegovic, afirmó sin embargo que "no habrá negociaciones con el enemigo mientras exista la actual desproporción de armamento entre las partes enfrentadas".

Por su parte, el ex primer ministro polaco Tadeusz Mazowiecki inició ayer en Zagreb su estudio de las violaciones de los derechos humanos en la extinta Yugoslavia, encargado por la Comisión de Derechos. Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, según informa nuestro enviado especial Alfonso Armada desde la capital croata.

Mazowiecki declaró. a su llegada ayer al aeropuerto de Zagreb que dedicará "una especial atención a Bosnia-Herzegovina". "Croacia prestará todas las facilidades para que el enviado de las Naciones Unidas pueda realizar satisfactoriamente su trabajo", declaró por su parte ayer e viceprimer ministro croata Mate Granic, con quien Mazowiecki sostuvo un encuentro Acompañan al ex primer ministro polaco el senegalés Bacre N'Diaye, investigador especia sobre los temas de ejecuciones masivas, así como el jurista francés Louis Joinet, jefe del grupo de trabajo sobre prisioneros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de agosto de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50