Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La infanta Elena preside el Día de España en Génova

La infanta Elena presidió ayer, en representación del rey Juan Carlos, el Día de España en la Exposición Internacional sobre Colón, la Nave y el Mar, que se celebra en Génova con motivo del V Centenario. El pabellón español en dicha exposición, que ha logradon la participación de 52 países y organizaciones internacionales, es uno de los más importantes, junto al de Italia. La infanta Elena llegó al recinto de la expo sobre las 10.20 de una mañana húmeda y calurosa. Vestía un traje de chaqueta blanco estampado de manga corta.

"Las exposiciones de Génova y Sevilla nos permiten conocer lo que cada país (España e Italia) pueden aportar en esta aventura que es conocer y dominar la nueva realidad que para nosotros se llama Europa", dijo el ministro para las Relaciones con las Cortes, Virgilio Zapatero, que representó al Gobierno en el acto. La infanta Elena fue recibida por el alcalde de Génova, Romano Merlo; el comisario de la expo, Alberto Bemporad; el comisario del pabellón español, Domingo Silos Manso, y el senador Paolo Emilio Taviani, en representación del Gobierno italiano. Taviani, uno de los mayores especialistas mundiales en historia de Colón, le dijo en español a la infanta: "Alteza, usted es muy joven y yo soy muy viejo. Usted tendrá la oportunidad de desarrollar su vida en el siglo XXI, que estará dominado por la división Norte-Sur. Deseo que España e Italia tengan la oportunidad de trabajar juntos por la justicia, la libertad y el crecimiento, no sólo económico sino también moral". La infanta Elena visito luego los pabellones de España -donde recibió el catálogo patrocinado por Tabacalera-, Francía, Portugal, Comunidad Europea, Reino Unido, Alemania, Grecia e Italia, además de los de México y el colectivo dedicado a América Latina. El montaje del pabellón de Espafía ha sido diseñado por el arquitecto Ricardo Bofill.

Por la tarde, antes de regresar a Madrid, presidió una gala con flamenco en el portaaviones Príncipe de Asturias, que se trasladó a Génova acompañado por tres fragatas de escolta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de mayo de 1992