Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DISTURBIOS RACIALES EN EE UU

"Los negros nos sentimos humillados"

El líder negro Jesse Jackson se trasladó urgentemente el jueves desde Washington a Los Ángeles para sumarse a la comunidad afroamericana en estos momentos de crisis, que han sido calificados como el mayor impacto racial sufrido por Estados Unidos desde el asesinato de Martin Luther King. Jackson fue entrevistado por el corresponsal de EL PAÍS, que coincidió en el mismo avión camino de la ciudad californiana.

El líder negro Jesse Jackson tomó el jueves el primer avión que pudo desde Washington para sumarse a la comunidad afroamericana de Los Ángeles en un momento que algunos comentaristas han calificado como el de mayor impacto sobre el debate racial registrado en Estados Unidos desde el asesinato de Martin Luther King.Al pisar Los Ángeles, Jackson, que llega casi como el único vínculo de comunicación entre la multitud amotinada y el establishment político, fue aclamado por varios cientos de personas que le pidieron visitar algunas de las zonas arrasadas por los disturbios.

A bordo del avión, en el que viajó acompañado por el gobernador de Virginia, Douglas Wilder, otro dirigente negro que participó sin suerte en la primera fase de la competencia por la candidatura demócrata a la presidencia, mantuvo la siguiente conversación con el corresponsal de EL PAÍS.

Pregunta. ¿Qué va á pedir usted a su comunidad afroamericana en estos momentos?

Respuesta. Mantenernos unidos, rezar juntos, aprender a transformar nuestro dolor en poder y a utilizar ese poder para cambiar las cosas. Quiero pedirles, sobre todo, que utilicemos las manifestaciones Populares para hacer demandas y para exigir a la sociedad que blancos y negros tengamos la misma protección bajo la ley.

P. ¿Por qué lo que hasta ahora han hecho esos manifestantes ha sido destruir y saquear?

R. Bueno, en situaciones como ésta la gente no es consciente de sus actos. Lo único que siente es una gran humillación. Porque esto ha sido una gran humillación, no sólo una humillación para la raza negra, sino una humillación para el género humano en su conjunto.

P. ¿Qué significa el juicio de Rodney King para los negros de Estados Unidos?

R. Fue un juicio racista y sectario. La policía tuvo un jurado de los suyos y King, no lo tuvo. Ésa es la diferencia fundamental. Lo que ocurrió fue un aborto de justicia. Por esa razón, para corregir eso, hemos pedido al Departamento de Justicia que lleve adelante un proceso contra los cuatro policías basado en la Ley de Derechos Civiles.

Discriminacion histórica

P. ¿Cree usted que el sistema judicial norteamericano discrimina a los negros?

R. Eso está histórica y prácticamente demostrado.

P. ¿Cómo se pueden parar los motines?

R. Yo espero que terminen, pero lo importante es que estos motines demuestran que la política de desarrollo de los barrios marginados de este país tiene que ser puesta sobre la mesa. El precio que pagamos por no tener una adecuada política de integración de las minorías es demasiado alto. Lo que ha ocurrido estos días se puede resumir así: hemos retrocedido tres generaciones en nuestro proceso de integración.

P. ¿Qué le parece la forma en que el presidente Bush ha reaccionado a estos sucesos?

R. Bush no ha ofrecido un buen liderazgo. Ha pensado en dividir y conquistar en lugar de en sanear y construir. Ha tiempo que abandonó la política de desarrollo de los pobres.

P. ¿Lo que está pasando le recuerda lo que sucedió tras el asesinato de Luther King?

R. En una cosa sí: estallan rebeliones por todo el país,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de mayo de 1992

Más información

  • Jesse JacksonLíder de la comunidad negra de EE UU