Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serbios, croatas y musulmanes buscan la paz en Lisboa

Los representantes de las tres comunidades de Bosnia-Herzegovina están reunidos en Lisboa para tratar de llegar a un acuerdo político que permita la supervivencia del joven Estado dentro de sus fronteras actuales. Dos cuestiones están sobre la mesa de las conversaciones presididas por el embajador José Cutileiro: la definición de las competencias de las instituciones centrales del Gobierno de Sarajevo y del territorio a atribuir a cada una de las tres comunidades de acuerdo con el origen étnico de la mayoría de la población.Todo el mundo reconoce que las conversaciones serán difíciles y que los primeros resultados no surgirán antes del próximo fin de semana. El viernes, los 12 ministros de Exteriores de la Comunidad Europea (CE) se reunirán en el norte de Portugal y la situación en la antigua Yugoslavia figura en el orden del día del encuentro informal. Se prevé que los Doce decidan reconocer la independencia de Macedonia.

El presidente de Bosnia, Alia Hezbegovic, llegó anoche a Lisboa, donde las tres delegaciones -musulmana, serbia y croata- se encontraban ya desde el lunes. El objeto de la visita de Hezbegovic no es participar en las conversaciones, sino entrevistarse con el ministro portugués de Exteriores, actual presidente del Consejo de Ministros de la CE.

En la anterior ronda de negociaciones, en Sarajevo, Hezbegovic había protestado contra el hecho de haber sido colocado en pie de igualdad con los líderes de las otras dos comunidades bosnias y exigió trato de jefe de Estado.

Ambiente tenso

Aun así, el ambiente que rodea a las negociaciones es tenso y en dos días no ha sido posible siquiera reunir las tres delegaciones en conjunto. Ayer, el mediador portugués inició una primera serie de encuentros separados. Secretismo y un moderado optimismo son las dos actitudes oficiales de los funcionarios próximos a las delegaciones. Según un diplomático portugués, "ya es bueno que estén reunidos, y si las conversaciones siguen aún mañana, tal vez se pueda esperar algún resultado". El presidente de la Conferencia de La Haya, lord Carrington, ha anunciado su intención de no viajar a Lisboa antes de haberse conseguido algunos progresos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de abril de 1992