Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ritts, Meisel y Ellen von Unwerth imponen el realismo amplificado en la foto de moda

Los tres autores, triunfadores del Festival Internacional celebrado en Barcelona

Los fotógrafos estadounidenses Herb Ritts y Steven Meisel y la alemana Ellen von Unwerth fueron proclamados ayer ganadores del premio al mejor fotógrafo de moda de 1991 en la tercera edición del Festival Internacional de la Fotografía de Moda, que se celebra en Barcelona. Artífices de la imagen de vanguardia, las series de estos autores, en blanco y negro, responden a la tendencia actual del realismo amplificado, deformado a veces -es el caso de Meisel-, descarnadamente sensual en la obra de Ritts y que enlaza la foto-reportaje con la moda, según Ellen vonUnwerth.

El premio al joven talento recayo en Juergen Tellen, autor de portadas de discos para Sinead O'Conor y Simply Red, que presentó a concurso unas imágenes de escenarios destartalados con hombres y mujeres clochards (vestidos con papeles de periódicos).Mientras Albert Watson se hizo merecedor del premio a la mejor fotografia de accesorio, Nick Knigh ganó en el apartado del mejor catálogo, patrocinado por Loewe, con una serie realizada para la diseñadora Jill Sander con la modelo Linda Evangelista, en la cual se utiliza el estilo de foto pintada, entre la influencia daliniana y la explosión colorista con toques psicodélicos.

El veterano Paolo Roversi fue el ganador del premio de fotografia de belleza y de instantánea con su obra realizada en polaroid, de 10 x 8 centímetros. Roversi, fotógrafo de la revista Marie Claire, fue el primer descubridor de esta nueva técnica en 1979, que hoy en día es ampliamente utilizada por otros autores aunque con finalidades mucho más sofisticadas que el propio Roversi, el cual asegura buscar la simplicidad gracias a un entomo evanescente de tonalidades destiladas.

Calidad

El veredicto de esta tercera edición del Festival Internacional de la Fotografía de Moda, patrocinado por el Ministerio de Cultura y Turismo francés y coordinado por el estudio Buque, se hizo público anoche, en el curso de una cena de gala celebrada en el Palau Sant Jordi. El jurado estuvo integrado por los diseñadores Jean Paul Gaultier y Paloma Picasso, la fotógrafa Sarah Moon, Carmen Rossi y Serge Luttens."Hemos buscado la calidad por encima de todo y, conscientes del eclecticismo de los mensajes de los seleccionados, hemos analizado los diferentes caminos que escogen hoy en día los fotógrafos de moda. Promocionar a gente nueva ha sido otro de los objetivos del jurado", manifestó, Paloma Picasso. En opinión de Marc Ascoli, director de arte de diferentes revistas de moda francesas y responsable de las 31 nominaciones que han entrado en concurso, el fallo del festival cumple perfectamente la misión de "mover la moda y plasmarla con nuevos lenguajes que siguen el, ritmo de cambio tan frenético que ésta impone".

Steven Meisel, diplomado por la Parson School of Design, presenta en sus imágenes ganadoras a varios travestidos cubiertos con cadenas y redes negras, a una rubia contorsionista lamiendo el borde de un vaso que sostiene entre los pies o a la modelo Linda Evangelista en una versión de Avedon. "Meisel es un fotógrafo que proviene del mundo del diseño de moda y ama la moda, fabrica estética. Su visión tan ácida de este mundo se debe a su entomo. Meisel encarna a la ciudad de Nueva York y tiene necesidad de esta dureza para sobrevivir", señala Marc Ascoli, el cual define a Ritts como un perfecto representante de la cultura de Los Ángeles, "mucho más dulce y sensual", y a Von Unwerth como artífice de la nueva generación que "en poco tiempo ha aportado muchas cosas, sobre todo en la búsqueda de otro tipo de feminidad".

El presidente de la sociedad Yves Saint Laurent y director de la ópera de París, Pierre Bergé, inauguró ayer por la mañana la exposición en homenaje al mítico creador Yves Saint Laurent. Acompañado de la modelo y musa del creador, Loulu de la Falaise, Bergé se mostró sorprendido por el trabajo de investigación de la exposicion, que recoge desde las primeras instantáneas captadas por André Osher en 1957 hasta los últimos trabajos de Helmut Newton en 1991. "Me he encontrado con fotografías que tenía completamente olvidadas, y esto ha sido formidable. Es una exposición que refleja nuestra vida, nuestro trabajo", explicó Pierre Bergé.

Tanto Loulu de la Falaise como Paloma Picasso coincidieron en señalar la emoción artística que provoca Saint Laurent. "Hay diseñadores que producen aplausos pero Saint Laurent produce lágrimas. Tiene una influencia latina, española, ya que es bastante sobrio pero a la vez hombre de extremos, y esta combinación le diferencia del resto", declaró Paloma Picasso, según la cual Saint Laurent se inspira en ella misma y en Catherine Deneuve para crear un traje.

Como unas bodas entre lo efimero y la eternidad se concibe este viaje a través de la obra de Saint Laurent, que, además de fotografías y dibujos realizados por el modista, incluye un par de sillas que fueron testimonios mudos del desfile con que Saint Laurent revolucionó el mundo de la moda en 1976, en la ópera de París.

[El primer desfille de modelos para ciegos, en el que los invitados podrán palpar la ropa, se celebrará en Bilbao el martes]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de noviembre de 1991