La historia y las últimas tendencias presiden el certamen vizcaino

En la sala de arte contemporáneo del museo de la capital vizcaína se celebra, desde el día 12 hasta el 26, la undécima edición del Festival de Música del Siglo XX, que patrocina- la Caja Bilbao-Vizcaya (BBK) y dirige el compositor Jesús Villarrojo.- Ya es acertada la orientación del certamen, que no se ciñe al aquí y ahora, sino que lo sitúa dentro del amplio panorama del ciclo que acaba. Así, junto a los clásicos moder nos, españoles y extranjeros -Toldrá, Montsalvatge, Shostakovich, Petrasi, Pou lenc- aparecen las diversas tendencias actuales: Reverdy, Peixinho, Bernaola, García Abril, Balada, Marco, Prieto, Otero, Rafael Díaz, Iratxe Arrieta, Imanol Bageneta, An tonio Lauzurika, Luis de Pa blo, Bertomeu, Cruz de Castro y el propio Villarrojo. A los conciertos se añaden semifia rios y conferencias sobre pro blemas candentes de la música de hoy.El público, de una amplitud desusada cuando las, series son especializadas, sigue con interés esta muestra musical, de la que tuvimos un claro ejemplo en el concierto ofrecido por el grupo Lim, que dirige Villarrojo. El patriarca délos autores selecci 0 nados era Xavier Montsalvatge, que unió su Balada a Dulcineq y su Ritornello, para trío con piano, a un Diálogo.con Mompou, para formar un todo coherente, equilibrado, bien trazado y con algunos ecos del antillanismo que el autor practicara en su primera época.

Si al trío añadimos el clarinete, tendremos la formación a la que Balada dedicó su Cuatris, influido por un pensamiento geométrico, pero, en todo caso, escrito con dominio, precisión y'transparencia, lo que sucederá, dentro de su pensamiento peculiar, con el trío Homenaje a Mompou, de Antón García Abril, una de sus mejores páginas de cámara, o en otro ángulo estético, con el Homenaje a Bela Bartok de Bernaola, en el que emplea motivos populares de su patria chica, Ochandiano, que sobrenadan en un contexto estructural, mínimamente repetitivo y expresivo de una ideología personal y madurada.

En fin, Tomás Marco, en su tercer trío concertante, Aecuatorialis, cultiva con la inteligencia que le caracteriza una simplicidad tan evidente como apartada de cualquier minimalismo dentro de una manera concertante que se refiere más a la integración de los diversos sonidos instrumentales que a ninguna fórmula histórica.

La audición de esta música, tan ricamente diferenciada,, en un ambiente como el del museo bilbaíno, en el que brillan las formas y colores de las escuelas pictóricas actuales, adquiere mayor relieve. Se trata, una vez más, del buscado diálogo de las artes, todas ellas obedientes, a pesar de su distinta naturaleza, a unos impulsos y aspiraciones paralelos, cuando no coincidentes. Las versiones de Salvador Puig, Jelús Villarrojo, José María Mafiero y Gerardb López Laguna fueron excelentes .

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción