Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ÓPERA

Placer de dioses

Habíamos cerrado el cofre de los recuerdos de este año 1991 satisfechos con el Stravinskí de Pollini, el Shostakovich del Cuarteto Borodin, el Brahms de Giulini y el Debussy de Celibidache. Hemos tenido que volver a abrirlo apresuradamente: faltaba el Haendel de Gardiner.Agrippina se estrenó en Venecia en 1709 y fue un éxito total. "Italia", escribió Anthony Burgess, "suavizó las angularidades alemanas de Haendel, infundió sensibilidad sureña a sus líneas melódicas y le enseñó el arte de complacer más que de elevar".

La versión que nos regalaron Gardiner y su orquesta fue asombrosa. Mostraron la alegría de hacer música con un sonido cálido y expresivo, atentos a los más mínimos detalles, exactos en los acompañamientos a los cantantes, precisos en los ataques. El latido de la música se percibía cargado de emoción, con naturalidad, fantasía, entrega y equilibrio.

Agrippina

De Haendel. English Baroque Soloists. Director John Eliot Ciardiner. Festival de Otoño de Madrid TeatroMonumental. Día 16 de noviembre.

No todas iguales

Gardiner desmintió esa creencia que aún tienen algunos oyentes poco expertos de que todas las óperas de Haendel son iguales. Si la primera parte alcanzó altas cotas de calidad, la segunda fue de enloquecer. ¡Qué juego de contrastes, qué poesía, qué ardor!Los cantantes se superaban a cada intervención. Espléndida y teatral Della Jones, extraordinaria línea de canto de los contratenores Michael Chance y Derek Lee Ragin (aunque no tengan el sonido de los castrati de antaño), exquisita Donna Brown, magnífico Alastair Miles...

John Eliot Gardiner trasladaba sus años de experiencia operística en Lyón a los cantantes y a la orquesta. No se añoraba una escenografia, tal era su capacidad dramática. Estábamos embelesados, con lo que al final el griterío de exclamaciones fue inenarrable. De verdad, son unos monstruos. El próximo 5 de diciembre interpretarán el Réquiem de Mozart en Barcelona. De tener ocasión, no habría que perdérselo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de noviembre de 1991