Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LEY DE SEGURIDAD EN EL PARLAMENTO

El PP acusa al Gobierno de distorsionar el marco constitucional e ir hacia un Estado autoritario

V. R. DE A. La reiteración de argumentos durante el debate del proyecto de Ley de, Seguridad Ciudadana, de más de nueve horas de duración, empujó a los diputados hacia la metáfora. El espíritu de Kafka, invocado por Federico Trillo, del PP, sobrevoló el hemiciclo y los diputados discutieron con pasión si Joseph K., el personaje de ficción detenido y condenado sin llegar a saber por qué, hubiera podido ser víctima de la ley Corcuera. La prolongación de la discusión obligó a aplazar el debate monográfico sobre la droga, que quedó pospuesto hasta el próximo día 26.

Corcuera subió a la tribuna por la mañana, antes de lo previsto según confesó, para responder al portavoz del PP, Federico Trillo. El dirigente popular justificó la conmoción de la opinión pública ante la ley "porque afecta a dos libertades civiles, ni siquiera políticas", dijo, la de circulación y la inviolabilidad del domicilio.El artículo 20, que autoriza la retención policial a efectos de identificación, abre la vía de la detención gubernativa propia del Estado autoritario, según Trillo, y el 21, sobre entrada en domicilios sin orden judicial ante presuntos delitos de narcotráfico, "es un bodrio". La ley, para el PP, provoca "una, distorsión del ordenamiento jurídico legal y constitucional".

La insinuación del portavoz popular de que el Gobierno se mueve hacia el Estado autoritario hizo saltar del escaño a José Luis Corcuera. "No me cite, a mí a Kafka", pidió Corcuera, "cíteselo a su compañero de partido de Castellón que ha dado un bando amenazando con expulsar del término municipal a quienes se encuentren indocumentados".

Corcuera reivindicó la constitucionalidad del proyecto y rechazó las críticas planteadas "desde las libertades". Si tuvieran algún sentido, dijo, "casi todos los países europeos habrían legislado contra la libertad".

"Kafka no habita en este proyecto, quizá esté más presente en otro que debatiremos" remató las citas literarias el socialista José María Mohedano en referencia al presentado esta misma semana por el PP. Corcuera fue el único miembro del Gobierno presente en el hemiciclo todo el debate. Otros ministros como el de Justicia, Tomás de la Quadra, y el vicepresidente, Narcís Serra, lo siguieron solamente por la tarde. El presidente del Gobierno no asistió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de noviembre de 1991

Más información

  • El espíritu de Kafka, invocado por la oposición, planea sobre los debates del Congreso