Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alto el fuego no impide el bombardeo de Dubrovnik

Tiemblan las imponentes murallas de Dubrovnik, antigua ciudad-república de Ragusa, joya del Adriático y de¡ Mediterráneo, y por su incalculable valor artístico y monumental, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Ayer cayeron las primeras bombas de la guerra croata en el centro histórico pese a todas las aseveraciones del Ejército federal de que respetaría este tesoro medieval. A pesar de¡ alto el fuego acordado entre serbios y croatas, decretado a las cuatro de la tarde de ayer, una hora después se seguían oyendo disparos y explosiones.

MÁS INFORMACIÓN

El alcalde de la ciudad, Petar Poljanic, aseguró que las granadas habían caído en Stradun, la calle principal del casco viejo de la ciudad. Radio Croata señaló que los morteros habían dañado la torre Minceta, el Colegio de Música y el palacio Sponza, todos ubicados dentro de las murallas. El ejército federal desmintió haber disparado hacia esa zona.Fuentes de la capital yugoslava informaron que el director general de la Unesco, el español Federico Mayor Zaragoza, ha anunciado que una delegación de la institución que preside visitará próximanente Dubrovnik, una de las tres ciudades europeas incluidas en el patrimonio cultural de esta organización.

Un oficial del ejército federal, el capitán Milan Zec, declaró ayer: "El ejército tiene orden de no disparar contra el casco viejo de la ciudad", pero reconoció haber visto el humo que salía por detrás de las murallas. Acusó además a la Guardia Nacional Croata de haber instalado minas entre las murallas. Sin embargo, el portavoz de la misión de observadores de la Comunidad Europea (CE), Simon Smits confirmó el ataque federal "por tierra y por mar" contra el centro medieval de la ciudad.

Nueva tregua

Las autoridades croatas y el ejército federal yugoslavo, representado por el general Andria Raseta, acordaron ayer en Zagreb una tregua para la zona de Dubrovnik. La tregua entró oficialmente en vigor a las cuatro de la tarde de ayer, aunque, según informó la agencia estatal de noticias yugoslava, Tanjug, una hora más tarde todavía se oían disparos y explosiones.

De los 50.000 habitantes de Dubrovnik, más de 11.500 personas han sido evacuadas. La población de la ciudad se incrementó en los últimos meses con refugiados de otras zonas de Croacia, todos ellos permanecen ahora totalmente aislados del resto de Croacia, sin luz, ni agua, ni líneas telefónicas.

El Ejército federal conquistó, en una ofensiva desde el mar el balneario Kupari, seis kilómetros al sur de Dubrovnik. Tropas de infantería de marina desembarcaron en el litoral y lograron romper las defensas croatas. Mientras, continuaban los combates al norte de Dubrovnik. Babinkuk -una zona costera de lujosos hoteles- y el estuario Zupa Dubrovaka eran escenario de fuertes enfrentamientos.

Por su parte, Estados Unidos calificó ayer de "injustificables y sin sentido" los ataques del ejército federal yugoslavo contra Dubrovnik y recalcó que "el alto el fuego debe restablecerse de inmediato".

"Dubrovnik es una ciudad de gran valor cultural e histórico" y esos ataques "son un asalto a un objetivo civil que no tiene significación militar. Es una acción irresponsable que incrementa la violencia en Yugoslavia", dijo el portavoz del departamento de Estado norteamericano, Richard Boucher.

Nueva actitud de Montenegro

Ayer se supo que la presidencia de Montenegro (república del sur de Yugoslavia) hizo un llamamiento a los oficiales y reservistas montenegrinos que forman parte de dos unidades del ejército federal yugoslavo para que abandonaran los frentes en Croacia, según recogió la agencia Tanjug.

Un comunicado firmado por el presidente de Montenegro, M. Momir Bulatovic, indicaba que el ejército yugoslavo rechazó una demanda de la presidencia de la república para que las dos unidades del ejército federal complementadas por reservistas montenegrinos volvieran a sus acuartelamientos en Titogrado, capital de Montenegro, y Danilovgrad, a 30 kilómetros al noroeste de Titogrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 1991

Más información

  • EE UU califica de 'injustificables' los ataques del Ejército yugoslavo a la histórica ciudad