Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PROTESTA ASTURIANA

Puntos negros

Los incidentes más importantes se produjeron en Gijón, donde grupos minoritarios y militantes del sindicato Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) -escindido de CC OO durante la primera reconversión industrial- levantaron barricadas, prendieron fuego a contenedores de basura y a neumáticos y ejercieron presiones sobre empleados de empresas públicas y centros oficiales. Los juzgados de lo Social de la ciudad fueron desalojados por una falsa amenaza de bomba.

En Oviedo, los piquetes desalojaron las oficinas del Insalud, Correos, Hacienda, varias consejerías del Gobierno autónomo y la Confederación Hidrográfica del Norte. Tras la manifestación de la tarde, se produjeron algunas carreras cuando unos 50 jóvenes atravesaron bancos en la calle de Uría, arteria principal de Oviedo.

En Langreo, los piquetes actuaron en el ambulatorio y Delegación de Hacienda y dos concejales de Izquierda Unida trataron de desalojar del Ayuntamiento a un edil socialista. En Mieres, los piquetes impidieron el acceso a algunos funcionarios, y en Avilés se arrojaron petardos frente al Consistorio. Fueron, en todo caso, hechos aislados sin apenas transcendencia, según coincidieron en valorar el delegado del Gobierno en Asturias, Manuel Ponga, y los líderes de los sindicatos mayoritarios.

El secretario regional de CC OO, Emillo Huerta, tachó de "reaccionario por innecesario" el comportamiento de estos grupos. UGT y CC OO aseguraron que la adhesión popular a la huelga fue practicamente total y que los piquetes apenas tuvieron que intervenir.

El incidente más revelante se produjo en la factoría que la Empresa Asturiana de Zinc, filial de Banesto, en San Juan de Nieva. Un afiliado de CC OO resultó contusionado cuando, en compañía de un piquete, trató de impedir la entrada de un grupo de trabajadores. Al igual que en Gijón, se levantaron barricadas y se produjeron cortes de tráfico en algunas carreteras comarcales, así como en los accesos a Asturias desde Cantabria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de octubre de 1991