Los ancianos son atados a sus camas en una residencia privada de Valencia

La dirección territorial de Sanidad de la Generalitat Valenciana envió ayer un informe a la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia Valenciano en el que se denuncian los malos tratos y las deficientes condiciones higiénicas de dos residencias de ancianos. Según los informes elaborados por los inspectores, en la residencia privada El Buen Jesús, ubicada en el Vedat de Torrent (Valencia) se ata a los ancianos con correas y se percibe un fuerte olor a orina. En la residencia Nazaret, también en Valencia, el informe señala que los ancianos viven en unas deficientes condiciones higiénico sanitarias.El centro El Buen Jesús no dispone de ATS, existe hacinamiento en la mayoría de las habitaciones y la atención y el cuidado a los ancianos es deficiente. El informe enumera otros problemas: "Existen malos tratos desde el momento en que los residentes son atados a las camas. Según manifiesta la propietaria, estas medidas se adoptan por seguridad de los ancianos. Muchos de los interruptores de la luz se encuentran tapados con cintas plásticas. Los mandos de la televisión también se encuentran precintados y la mayoría de las dependencias despedían un olor difícilmente soportable".

Por su parte, el dueño de la residencia El Buen Jesús, Vicente Sanfélix, aseguró ayer que no son ciertas estas acusaciones: "No tengo ganas de hablar. Ha sido un golpe muy grande. Yo voy por lo legal y las acusaciones que se me hacen en un 99% de los casos son falsas. Es una calumnia a que los ancianos de la residencia se les ate a las camas".

En el centro Nazaret, que según el informe no posee ni número de autorización sanitaria ni registro de fallecimientos, no se apreciaron malos tratos físicos. Sin embargo, los inspectores hacen constar que los medicamentos se encuentran en "completo desorden", que había alimentos en la cocina en estado de putrefacción y que era muy baja la temperatura en las habitaciones.

El fiscal jefe de Valencia, Enrique Beltrán, señaló ayer que aunque aún no ha recibido los informes de Sanidad, investigará los hechos para comprobar si existe responsabilidad penal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de septiembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50