Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POLÉMICA NACIONALISTA

Pujol considera lógico que los obispos aborden cuestiones políticas

ENRIC JULIANA, La entrevista que debían mantener el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y el oblispo de Solsona, Antoni Deig, dentro de la celebración del 75º aniversario de la coronación de la Mare de Déu de Queralt, finalmente no se celebró. Promotor de la creación de una conferencia episcopal catalana y obispo de una de las tres diócesis en cuya hoja dominical se editorializa sobre la autodeterminación de Cataluña, Deig, que a mediodía ofició misa en Queralt, partió hacia Solsona a las cuatro de la tarde. Una hora más tarde, Pujol llegaba a Berga, donde fue recibido por el consistorio. En el Ayuntamiento de Berga, Pujol se refirió de forma muy sucinta a la polémica creada por las manifestaciones de la publicación de los obispados de Tarragona, Vic y Solsona. "Me parece lógico que los obispos se pronuncien, ¿por qué no?", dijo Pujol.

Más tarde, en el santuario de Queralt, Pujol fue algo más explícito. "Los obispos", afirmó, "tienen el derecho e incluso la obligación de opinar de aquellos asuntos que afectan a la personalidad colectiva. Su misión es explicar a la gente cómo conviene ser". Asimismo, Pujol expresó su simpatía por la propuesta realizada por Deig de crear una conferencía episcopal catalana. No obstante, subrayó que sobre eso debe decidir la jerarquía de la Iglesia.

Sobre las repercusiones de sus recientes palabras en las que equiparaba los derechos de Cataluña con los de Lituania, Pujol se limitó a decir: "La prensa de Madrid está muy excitada, y yo no quiero añadir nada más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de septiembre de 1991