Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POLÉMICA NACIONALISTA

Fernández Ordóñez afirma que "la independencia significa salirse de la CE y de la OTAN"

FELIX MONTEIRA, "La independencia significa salirse de la Comunidad Europea y de la OTAN, y tanto los políticos catalanes como vascos lo saben", afirmó en Bruselas el ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez. "La construcción europea" añadió, "reserva un espacio simbólico al papel de las comunidades autónomas y el proyecto de unión política de la CE prevé la creación de un Comité de las Regiones, de carácter meramente consultivo y sin ningún poder vinculante".

Francisco Fernández Ordóñez fue tajante sobre la postura del Gobierno con respecto a cualquier opción de independencia de cualquiera de las comunidades autónomas españolas. "Es un viaje al vacío para quedarse aislados de cualquier opción europea", afirmó. "Ningún país europeo les reconocería como independientes y si lo hiciera el Estado posee el derecho de veto para impedir que puedan estar integradas tanto en la CE como en la OTAN", agregó un colaborador del ministro.Para Fernández Ordóñez, la polémica sobre el derecho a la independencia y las comparaciones con Lituania responden a un fin electoralista, pero no a una determinación de avanzar por ese camino. El ministro ha planteado al presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors, la necesidad de retomar con fuerza el proyecto de unión política europea. El debate entre los Doce se encuentra paralizado desde la eclosión del conflicto yugoslavo y el desmoronamiento de la URSS.

El vicepresidente de la Comisión, Frans Andriessen, planteó el pasado miércoles la necesidad de realizar en paralelo la unión europea y la ampliación de la CE para dar una respuesta rápida a todos los Estados europeos que quieren ingresar en el club de los Doce. Habló de una Comunidad de 24 o más miembros antes del año 2000 y dio a entender que la prioridad de dotar a la CE de mayores poderes deberá compatibilizarse con las negociaciones de adhesión de los países nórdicos y de algunos de Europa central y del Este.

Jacques Delors rechazó pronunciarse sobre la polémica "sobre todo en este momento". Uno de sus más próximos colaboradores comentó que "el presidente está muy preocupado por la posición española". Se refería a la propuesta del Gobierno de crear un fondo de compensación interestatal como contrapartida necesaria para aceptar la unión política.

Debate anacrónico

Según el comisario Abel Matutes, el debate suscitado en España "es un tema anacrónico que no ayuda a clarificar las discusiones sobre la unión política". "Cataluña y Lituania no son comparables, porque Cataluña forma parte de España, un Estado con más de 500 años de existencia, y Lituania fue un país soberano que sufrió 51 años de dominación soviética". [Por su parte, Javier Sáenz de Cosculluela, ex ministro de Obras Públicas y miembro de la ejecutiva federal del PSOE, manifestó en una entrevista en El Faro de Ceuta que no parece adecuada "la comparación de España con naciones que han vivido muchos años en la tiranía y la múseria"].

Las relaciones de la CE se circunscriben a los Gobiernos centrales de los Estados miembros, incluso en lo que se refiere a la canalización de ayudas para el desarrollo regional. Actualmente funciona un Consejo Consultivo de Poderes Regionales y Locales, integrado por 42 miembros -6 de ellos representantes de comunidades autónomas y ayuntamientos españoles- con voz pero sin voto sobre los proyectos de la Dirección General de Política Regional de la CE. Y en el proyecto de unión política europea figura la creación de un Comité de las Regiones, integrado por 189 representantes, de ellos 21 españoles. Su misión será emitir dictámenes no vinculantes sobre temas regionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de septiembre de 1991

Más información

  • La Comunidad Europea contará con un Comité de las Regiones tras la unión política