Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POLÉMICA NACIONALISTA

Rodríguez Ibarra: "No tengo mas remedio que meterme en casa del vecino, porque intenta quitarme el sustento"

El presidente de la Junta de Extremadura, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, se mostró ayer partidario de lanzar la voz contra quienes mediante amenazas independentistas, pretenden una serie de ventajas con respecto al resto del Estado". "No tengo más remedio que meterme en la casa del vecino", dijo, "porque está intentando quitarme el sustento". Ayer se celebró el Día de Extremadura.El presidente extremeño declaró en el programa de la cadena SER A vivir que son dos días: "Ya es hora de que el Gobierno central, el Congreso y el Senado arbitren una fórmula que permita a las 17 autonomías sentarse en el Senado para discutir lo que ahora se debate de absurdamente en los medios de comunicación".

"La movida seudonacionalista que hay en España", añadió, "preocupa a toda la población española, que había decidido una Constitución que, aparentemente, solucionaba el conflicto histórico de las nacionalidades". Pero agregó: "Desgraciadamente en ocasiones los españoles somos tan papanatas que ante un proceso como el de la URSS inmediatamente algunos piensan que aquí habría un fenómeno parecido". El presidente extremeño apuntó: "El proceso de separación de las repúblicas bálticas no tiene que trasladarse miméticamente a España salvo que, como denuncié en junio y me dieron palos por todas partes, se busque mayor fínanciación".

Por la tarde, durante un acto institucional en Trujillo (Cáceres) con motivo del día de Extremadura, Rodríguez Ibarra, advirtió al Gobierno central que no permitirá que "el dinero de todos los españoles sirva para tapar la boca de quienes con dos lenguas propias y legítimas hablan más de la cuenta para obtener más beneficio del debido", en alusión a Cataluña y al País Vasco.

"Chantajear al Gobierno"

El presidente extremeño afirmó: "Extrernadura está desempenando el papel de líder de unas regiones históricamente agraviadas por el centralismo que han decidido hablar de tú a tú a quienes, en un contexto de igualdad autonómica, quieren seguir disfrutando de privilegios que tuvieron cuando el Estado en vez de autonómico era centralista".

Según Rodríguez Ibarra, Extremadura no puede "seguir en silencio mientras otros utilizan la crisis del Este y hasta los púlpitos para chantajear al Gobierno central con el único e insolidarlo fin de obtener más dinero".Rodríguez Ibarra criticó a quienes con una visión "provinciana y pintoresca del Estado de las autonomías consideran que debería haber dos grados de autonomías: de lujo (las bilingües) y de segunda (las que nada más hablamos castellano)".

El problema, según Rodríguez Ibarra, "es definir claramente si todas las comunidades tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones amparadas por la misma Constitución".

También Asturias celebró ayer el Día de la comunidad. Todos los partidos de la oposición en el Parlamento autónomo -PP, Izquierda Unida, CDS y Partido Asturianista- exigieron en un pleno celebrado el sábado mayor autogobierno para hacer frente a la que calificaron como la más grave crisis de la región, según informa nuestro corresponsal interino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de septiembre de 1991