Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REVOLUCIÓN DE AGOSTO

La CE intenta coordinar su política báltica

Alemania, Bélgica, Francia, España y el Reino Unido anunciaron ayer (Dinamarca lo hizo dos días antes) su intención de establecer relaciones diplomáticas con las repúblicas soviéticas bálticas -Estonia, Letonia y Lituania- y pidieron a los otros socios de la CE que hicieran otro tanto. Los ministros de Exteriores de la CE, con este tema en su agenda, se reunirán mañana, martes, en Bruselas.Esta reunión probablemente obligue a aplazar la entrevista que ese día tenían concertada en Bonn los tres titulares de Exteriores bálticos -el estonio Lenart Meri, el lituano Algierdas Sandargas y el letón Janis Jurkans- con el jefe de la diplomacia alemana, Hans-Dietrich Genscher.

Tras el anuncio de Islandia, donde hoy ya se encuentran los tres diplomáticos bálticos para sellar las relaciones diplomáticas, Noruega y Finlandia se sumaron ayer también a la lista de países que anunciaron su intención de reconocer a los bálticos. El Gobierno sueco indicó que mañana se reunirá su Consejo de Política Exterior para reconsiderar la decisión tomada en 1940 de reconocer la anexión de las tres repúblicas.

Dinamarca, Islandia, Noruega y Bélgica, al contrario que Suecia, nunca aceptaron la anexión soviética que siguió al pacto entre Hitler y Stalin, lo que hace mucho más fácil el reconocimiento en términos legales.

Genscher hizo ayer un abierto llamamiento a los Doce para que reconozcan diplomáticamente a Estonia, Letonia y Lituania. El jefe de la diplomacia alemana indicó que debido a los acontecimientos de los últimos días en la URSS, es absolutamente necesaria la independencia de los países bálticos, lo que contribuirá a la estabilidad en Europa.

El Ministerio de Exteriores alemán anunció oficialmente que el Gobierno alemán discutirá el miércoles el reconocimiento diplomático. Fuentes diplomáticas, sin embargo, aseguran que parece poco probable que Alemania actúe por su cuenta y creen más probable que Bonn intente convencer a los Doce de tomar la medida conjuntamente.

Los últimos acontecimientos en la URSS han tenido un efecto vigorizador en la política exterior alemana. Tras las primeras dudas del canciller Helmut Kohl que, acuciado por la presencia de tropas soviéticas en el territorio de la ex RDA, así como por las importantísimas inversiones en la URSS, pareció incluso reconocer implícitamente a los golpistas de Moscú, la situación ha cambiado radical mente. El héroe del momento, el presidente de la Federación Rusa, Borís Yeltsin, se ha convertido ya definitivamente en el interlocutor válido de Bonn. Fuentes gubernamentales aseguraban ayer que la primera salida al extranjero del victorioso presidente ruso será a Alemania, y que podría ocurrir esta misma semana.

Mientras, el titular francés de Exteriores, Roland Dumas, declaró ayer que su país se dispone a establecer relaciones diplomáticas con los tres países bálticos, aunque precisó también que espera que la iniciativa sea acordada conjuntamente por los Doce, informa Reuter.

Por su parte, el Reino Unido dio ayer un paso decisivo para el reconocimiento de la independencia de Estonia, Letonia y Lituania al enviar al Báltico a uno de los diplomáticos de su Embajada en Moscú.

El primer ministro británico, John Major, ha encargado al jefe de la sección política de la Embajada británica en Moscú, David Manning, que negocie con los ministros de Exteriores de las tres repúblicas un calendario para un rápido establecimiento de relaciones.

Más información en la página 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de agosto de 1991

Más información

  • Los ministros del Exteriores estudiarán mañana reconocer a Lituania, Estonia y Letonia