Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desactivada una bomba en San Sebastián, donde cientos de personas iban a seguir La Salve

Una bomba compuesta por diez kilos de amonal y dinamita fue desactivada a las cuatro y media de la tarde de ayer en el bulevar de San Sebastián, lugar donde dos horas más tarde estaba previsto que, como cada año en esta fecha, se concentraran centenares de personas para observar la procesión cívico-religiosa en la que participan las autoridades municipales, provinciales y autonómicas, entre ellas el lehendakari José Antonio Ardanza.

La bomba estaba encima de una cabina de la ONCE y su presencia fue advertida por un ciudadano desconocido en llamada telefónica a la policía. El Gobierno Civil de Guipúzcoa agradeció en un comunicado la colaboración ciudadana por la advertencia del paquete sospechoso.El potente artefacto se encontraba en el interior de una caja que simulaba, mediante pintura de color purpurina, un aparato de aire acondicionado. El anónimo comunicante advirtió sus sospechas al 091 a las tres y media de la tarde. Minutos más tarde, acudieron al lugar, situado en la confluencia del bulevard con la calle Narrika, desactivadores de explosivos de la policía.

Fuentes policiales aseguraron que el aviso impidió una posible catástrofe, ya que, a partir de la cinco y media de la tarde, el lugar hubiera estado ocupado por cientos de personas que se concentran todos los años en la zona para observar la citada procesión del 14 de agosto, que comienza a las seis y media. Si la bomba hubiera estallado, "se habría producido una gran matanza, porque esta tarde [por la de ayer] se congregan miles de personas para presenciar el acto de La Salve".

Tras la desactivación de la bomba, la policía también localizó una bolsa sospechosa en el trayecto que la comitiva oficial debe cubrir desde el Ayuntamiento donostiarra hasta la basílica de Santa María, pero resultó ser una falsa alarma.

El recorrido de las autoridades, que duró unos cinco minutos, fue acompañado en todo momento de numerosos insultos al lehendakari y sus acompañantes, gritos a favor de ETA y lanzamiento de monedas a los políticos.

Posteriormente, grupos de jóvenes lanzaron mediante grandes tirachinas numerosas bolas de acero hacia el grupo de los altos cargos políticos. La policía repelió la acción de los alborotadores lanzando pelotas de goma y botes de humo. En los accidentes una veintena de personas resultaron lesionadas.

Enfrentamientos

Los enfrentamientos se sucedieron hasta primeras horas de la noche en la zona de la parte vieja de San Sebastián. Pequeños grupos de jóvenes radicales increpaban y lanzaban todo tipo de material contra la policía que utilizó pelotas de goma y botes de humo para repeler el ataque de los manifestantes. En el resto de la ciudad se vivía con tranquilidad las fiestas de la Semana Grande.

A primera hora de la tarde, además, la policía había intervenido en la parte vieja de San Sebastián una caja de cartón con una decena de cócteles molotov.

Por otra parte, la policía carecía ayer de pistas sólidas sobre los dos atentados contra entidades bancarias ocurridos al filo de la medianoche del pasado martes en sendas entidades bancarias situadas en Madrid y Pamplona, según fuentes de la lucha antiterrorista. La ausencia de reivindicación, lo rudimentario de los artefactos y lo extraño de los objetivos -Banco Central, en Madrid, y Banco Guipuzcoano, en Pamplona- ha desconcertado a los investigadores policiales y les impide avanzar alguna hipótesis sobre la autoría. La policía espera que el análisis de los restos de los dos artefactos por los Tedax (Técnicos en desactivación de explosivos). sirva para aportar alguna luz.

[Un grupo denominado Antiguos Combatientes Republicanos ha amenazado a la banda terrorista ETA y a Herri Batasuna con combatirlos con la violencia, según un mensaje recibido ayer en la delegación de Efe en Lisboa.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de agosto de 1991

Más información

  • Jóvenes airados lanzaron bolas de acero contra los políticos y gritos a favor de ETA