Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estreno de 'Hazme de la noche un cuento' fue un homenaje a Rodero

El director Manuel Collado, el actor Manolo Andrés y el resto del reparto de la obra teatral Hazme de la noche un cuento, de Jorge Márquez, convirtieron anoche el estreno en un homenaje a José María Rodero. Este actor, que iba a caracterizar al personaje de Manolo Andrés, tuvo que ser sustituido por enfermedad y permanece hospitalizado. Según Manuel Collado, sólo al entusiasmo de Rodero permitió el estreno en el teatro Bellas Artes de Madrid.José María Rodero, de 69 años, envió telegramas desde el hospital a sus compañeros, con bromas cómplices y animándoles. "El esfuerzo que hemos hecho merece, al menos, una acogida cálida", le escribió a Collado, director y productor.

Manolo Andrés, de 61 años, aparecía, momentos antes de salir a escena, vestido y maquillado como mujer y con unas largas pestañas postizas. "Este estreno supone para mí una responsabilidad especial", dijo; "un actor sin nombre como yo sustituyendo al mejor de España".

Manolo Andrés ha tenido que aprenderse su personaje de Celso / Raquel en 10 días. "La obra presenta a tres seres mayores y marginados que viven en una pensión: la dueña, un maestro jubilado y un travestí que se ha hecho viejo junto a un amante que acaba de morir".

También actúan Fernando Delgado, Amparo Baró, Natalia Millán y Nacho Novo. Escenografía y vestuario son de Eduardo Naranjo, y la coreografía, de Mónica Runde.

Manuel Collado, que ya dirigió a Rodero en Historia de un caballo, de Tolstoi, recordó anoche la vitalidad que animó a Rodero tras la lectura del texto de Jorge Márquez. La desgana de Rodero desapareció, y quería ponerse a ensayar enseguida pese a que los obstáculos "eran casi insalvables: las seis funciones semanales, el autor novel, lo sorprendente del texto...".

Collado también hizo referencia a la profesionalidad del actor, que llegaba a los ensayos diciendo que se encontraba enfermo, pero que se olvidaba de cualquier trastorno al empezar. Tras el ensayo general, Rodero sufrió una fiebre intensa, y se decidió suspender el estreno tras los exámenes médicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de mayo de 1991