Perros y buitres se disputan los restos de las víctimas del ciclón en Bangladesh

Shakera Begum, una mujer de la aldea de Anwara, en Bangladesh, miraba ayer impotente cómo los buitres y los perros se peleaban entre ellos; para hacerse con los restos descompuestos de su marido y de niños que seguían sin enterrar ocho días después de perder la vida por el paso del ciclón que ha devastado su país. Su aldea se halla en la zona más afectada por la catástrofe. Las autoridades de Dhaka volvieron ayer a hacer un llamamiento de ayuda a la comunidad internacional para los millones de damnificados.

"No hay ni una sola familia que no haya perdido dos o tres de sus miembros", explica un anciano superviviente de Ariwara, que se halla situada a orillas del río de Karnaphuly, enfrente de Chittagong, la segunda ciudad de Bangladesh y primer puerto del país. "Yo he sobrevivido, pero no sé...", añade el hombre.Según las autoridades de Bangladesh, la cifra de muertos supera las 125.000 personas, pero según fuentes de las organizaciones de ayuda, el balance podría alcanzar los 200.000 muertos.

Un balance imparable

"La cifra de víctimas seguirá subiendo, ya que miles de personas desaparecidas están, supuestamente, muertas", dice Abdur Rab Jan, administrador de Chittagong. Olas de seis metros de altura, bajo el empuje de vientos de 230 kilómetros por hora, barrieron aldeas enteras en docenas de islas en el golfo de Bengala. "Hemos estado trabajando duro para enterrar miles de restos humanos que todos los días son devueltos a la orilla por el oleaje de la marea y el temporal", añade Jan.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

A Chittagong corresponde la mayor lista de víctimas del ciclón. "Muchos cuerpos han sido comidos por perros y buitres", asegura otro habitante de Anwara. Hombres y mujeres se agolpaban sobre las orillas del río en busca de parientes desaparecidos entre los cuerpos devueltos por el agua.

"Estamos quemando cadáveres de animales para evitar la contaminación ambiental", dice Jan. "Pero esto no se puede hacer con los restos humanos, porque ello heriría los sentimientos de la gente; tenemos que tener cuidado incluso en estas circunstancias", añade.

"Si los cadáveres y restos animales no son enterrados de forma apropiada, contaminarán las reservas de agua", explica un responsable de CARE, una organización no gubernamental norteamericana que participa en las operaciones de socorro a los damnificados.

Estas condiciones representan una seria amenaza de brotes epidémicos para los 10 millones de personas que se calcula han quedado sin cobijo y a merced de las ayudas.

Según las informaciones publicadas ayer por el diario de Bangladesh Morning Sun, unos 15.000 niños se hallan afectados ya por diarreas. "El aumento del número de enfermedades es alarmante", según los representantes de CARE, que apuntan a que a las afecciones de cólera y, disentería seguirán de inmediato el tifus y la infecciones de hígado. "El ciclón afectó a áreas que cuentan con la más baja cobertura de vacunaclón del país, lo que aumenta su vulnerabilidad", añaden estas fuentes, que aseguran que unos cinco millones de personas se enfrentan ya a la hambruna.

En este marco, las autoridades de Bangladesh volvieron ayer a hacer un llamamiento a la comunidad internacional para que acuda en ayuda de los supervivientes del ciclón. "Pido de nuevo ayuda al mundo para que nos ayude a superar esta gran tragedia humana", dijo ayer la primera ministra, la begum Jaleda Zia.

Confusión y lentitud

Coincidiendo con este mensaje, ayer se volvieron a repetir las críticas contra las autoridades de Bangladesh, a las que los organismos de ayuda internacional acusan de obstaculizar su actuación con sus injerencias, así como de no tener una apropiada infraestructura para este tipo de siniestros que son habituales en las costas de Bangladesh.

Ahora le ha tocado el turno a las autoridades indias, que participan con sus fuerzas aéreas en las tareas de socorro. "Hay realmente una gran confusión. Todavía no se han puesto de acuerdo sobre cómo actuar, y parece que tardarán un par de días en conseguirlo", asegura en Bangladesh un funcionario indio que pidió el anonimato.

Por su parte, la Comisión Europea pidió ayer que se celebre una reunión de emergencia de funcionarios comunitarios para coordinar las ayudas a la región y garantizar que lleguen a los necesitados. Los ministros europeos de Exteriores discutirán probablemente el problema a finales de esta semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de mayo de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50