Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno mantendrá el 'parón' nuclear hasta el año 2000

MIGUEL ÁNGEL NOCEDA El Gobierno ha decidido mantener el parón nuclear hasta el año 2.000. El ministro de Industria, Claudio Aranzadi, dio ayer el carpetazo definitivo a la polémica sobre el futuro de la central nuclear de Valdecaballeros al asegurar, durante la presentación del acuerdo para la construcción del gasoducto Magreb-España, que la opción gasística deja sin posibilidad a la incorporación de nueva energía nuclear en el nuevo Plan Energético Nacional (PEN).

Aranzadi, que estaba acompañado por sus homólogos argelino (Sadek Bousena) y marroquí (Alaoul Mdaghuri), subrayó, no obstante, que España debe estar preparada para contar con reactores de seguridad pasiva con lo que no cierra la puerta a que en próximas decisiones, ya remontado el siglo XIXI, pueda incorporarse nueva energía nuclear."La opción gasística implica que en el nuevo PEN no habrá ampliación de la capacidad de la energía nuclear por razones de coste, de diversificación y de defensa del medio ambiente" dijo Claudio Aranzadi.

El ministro recordó que actualmente el gas sólo representa el 5% de la producción energética española, mientras que en Europa esta fuente de energía supone cerca del 19%. También matizó que el gas permite un esfuerzo inversor mucho menor y más gradual que otra fuente alternativa, en clara referencia al mayor coste que supondría abrir una de las centrales que actualmente están en moratoria.

La aclaración de Aranzadi despeja las incógnitas existentes sobre el futuro de la central nuclear extremeña de Valdecaballeros, sobre la que se habían vuelto a destapar las especulaciones en los últimos días, sobre todo por miembros de la dirección del PSOE. Pero recordó que España ya tiene cerca del 40% de su producción eléctrica de origen nuclear.

El ministro no quiso hacer precisiones sobre la composición del nuevo equipamiento eléctrico hasta que no se presente el PEN. Tampoco matizó el tratamiento futuro de los cinco grupos afectados por la moratoria -Valdecaballeros 1 y 2, Lemóniz 1 y 2 y Trillo 2- Se presume, no obstante, que al Final se deje a las empresas propietarias que decidan si quieren recibir una indemnización o mantener la parada.

Postura del PSOE

Precisamente, el grupo parlamentario socialista dijo recientemente en el Congreso que estaba dispuesto a aceptar el fin de la moratoria y negociar con las compañías la indemnización. Las inversiones realizadas por los propietarios de dichas centrales se eleva a unos 650.000 millones (300.000 de Sevillana e Hidrola en Valdecaballeros, otros 300.000 de Iberduero en Lemóniz y unos 50.000 de Unión Fenosa en Trillo), aunque la deuda reconocida se sitúa en torno a los 420.000 millones de pesetas. Las empresas implicadas han asegurado que las inversiones realizadas ascienden a 825.000 millones de pesetas.

El nuevo equipamiento necesario para ajustarse a las necesidades de potencia previstas entre 1995 y el 2000 se sitúa en unos 7.000 megavatios, de los que unos 3.000 se van a cubrir con gas natural. El resto se hará con energía importada de Francia, con la que existe un contrato para el suministro de 1.000 megavatios ampliable de 2.000. Alrededor de 2.000 megavatios provendrán del carbón, principalmente importado. El resto se cubrirá con energías alternativas y con reconversión o mejora de algunas de las centrales térmicas existentes actualmente.

Aranzadi ha esperado a tener amarrada la construcción del gasoducto que unirá los campos de gas de Argelia con España a través de Marruecos y el estrecho de Gibraltar para hacer las afirmaciones sobre la moratoria nuclear. Este gasoducto, en el que se han volcado los equipos del Ministerio dirigidos por el secretario general de la Energía, Ramón Pérez Simarro, y de Enagas, que preside Juan Badosa, supondrá la adquisición de 100.000 millones de termias (10.000 millones de metros cúbicos) al año, que, en una segunda fase, se pueden ampliar a 200.000 millones de termias.

El valor total de la inversión se eleva a 1.300 millones de dólares (unos 141.000 millones de pesetas), de los que alrededor de 900 millones costearán España y Marruecos. Su longitud, desde Hassi R'mel hasta Sevilla será de 1.265 kilómetros.

Conexión con Europa

La conexión del gasoducto está prevista para 1995. Para el ministro español, como para el argelino y marroquí, esta conexión tiene una importancia que sobrepasa los intereses nacionales "ya que también supone una nueva fuente gasista para el gasoducto europeo", que llegará a España en 1993 cuando comience el suministro de gas noruego. También para 1995 empezará a llegar gas licuado nigeriano, que según el contrato recientemente firmado asciende a 5.000 millones de termias anuales.

Durante la comparecencia, Sadek Bousena, que además de ministro de Industria argelino es presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), declaró que esta organización tratará de centrar el precio del barril de crudo en 21 dólares y en fijar los precios tras reincorporarse Kuwait e Irak y que tratarán de negociar el abastecimiento con los consumidores para no desestabilizar el mercado. Bousena aprovechó su visita a España para visitar a otras autoridades, entre ellas al presidente Felipe González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de mayo de 1991

Más información

  • Aranzadi descarta abrir Valdecaballeros tras asegurar el suministro de gas argelino por gasoducto