Los sindicatos magrebíes y europeos piden que la CE amnistíe a todos los inmigrantes clandestinos

Los sindicatos europeos y magrebíes reclaman que la Comunidad Europea (CE) dicte una amnistía general para todos los inmigrantes, ilegales que se encuentran en Europa. Esta es una de las conclusiones adoptadas unánimemente por las principales centrales obreras de Europa y del Magreb reunidas en Túnez. En ella se elaboró asimismo una plataforma común reivindicativa para los trabajadores magrebíes en la CE.

La conferencia sindical ha estado organizada por la Confederación Internacional de Sindicatos Libres, la Confederación Europea de Sindicatos y la Unión Sindical de Trabajadores del Magreb Arabe.Italia, España, Portugal y Grecia son, por este orden, los países europeos con una concentración de inmigrantes ¡legales más importante. Se calcula que en Italia hay entre 700.000 y un millón de obreros clandestinos, mientras que en España son cerca de 450.000, en Portugal 50.000 y en Grecia al menos 40.000, según se desprende de los datos ofrecidos por las centrales sindicales en la reunión que el pasado fin de semana se ha celebrado en Túnez.

Para resolver el problema de los inmigrantes ilegales las centrales sindicales reclaman una amnistía general para todos los trabajadores en situación irregular. Medidas similares fueron adoptadas por Italia en 1990 y Francia en 1981 y 1982. Los sindicatos, sin embargo, no se muestran excesivamente optimistas con este tipo de medidas administrativas, ya que la experiencia de Italia demuestra que la medida de gracia sólo afectó a un 25% de los inmigrantes ilegales -235.000 demandas-, ya que el resto temió perder su empleo si legalizaba su situación.

Los sindicatos magrebíes y europeos han elaborado una plataforma de 48 puntos con la intención de definir los derechos mínimos de los obreros inmigrantes en la CE. En ella, se reclama de los Gobiernos europeos la financiación de programas de desarrollo económico, social y personal para dotar a los inmigrantes magrebíes de los mismos derechos que los nacionales, efiminando así las tentaciones racistas y xenófobas.

Las centrales obreras se han comprometido a reclamar a la CE un programa de ayuda a los países del Magreb con objeto de frenar la inmigración y convertirla así en una decisión libre escogida por los trabajadores y no obligada por las miserables condiciones económicas y sociales en las que se encuentran inmersos en sus países de origen. Para poder desarrollar con toda efectividad una política de cooperación y desarrollo con los países del Magreb, los sindicatos aseguran que es necesario establecer y aceptar previamente fórmulas de gobierno democrático que permitan la participación real de los pueblos en las decisiones económicas y políticas.

La plataforma unitaria reclama también derechos sociales y familiares con los que se preserve a las esposas y a los hijos de los problemas derivados de la inmigración. Se reivindica el derecho al reagrupamiento familiar, el acceso a las prestaciones sociales, a la libre circulación en el seno de la CE para los que hayan logrado su residencia y clases en lengua materna para los niños.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción