Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Educacion

El Gobierno canario denuncia presiones de Madrid para evitar la homologación salarial del profesorado

Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno central ha presionado al Ejecutivo canario para que éste desista de homologar los salarlos de los profesores no universitarios a los del resto de los funcionarios de la comunidad autónoma, según declaró a este periódico su titular, Lorenzo Olarte. Dicha iniciativa, que ha sido consensuada para su aprobación por la vía de urgencia el 17 de abril en el Parlamento regional, representa una inversión hasta 1995 de 13.000 millones de pesetas. Madrid teme que los sindicatos reclamen la misma medida para las 11 comunidades autónomas que son competencia del Ministerio de Educación y Ciencia (MEC), en cuyo caso el coste global rondaría los 300.000 millones de pesetas.Miembros del gabinete que preside Olarte han reconocido que varios ministerios han mostrado en las últimas fechas su "radical oposición" a que se lleve a cabo dicho proyecto de equiparación retributiva. Concretamente, señala la misma fuente, el titular del MEC, Javier Solana, ha telefoneado a representantes destacados del Ejecutivo regional con idéntico mensaje. El citado departamento ha comunicado a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes la suspensión de una reunión en la que estaba previsto negociar el déficit de dicha comunidad autónoma en materia docente, que podría oscilar entre 3.000 millones y 5.000 millones de pesetas, lo que ha sido interpretado por el Ejecutivo canario como "una llamada de atención".

El acuerdo sobre la homologación de los salarios del profesorado, que beneficia a alrededor de 17.000 docentes de Canarias, se inscribe en la concertación social suscrita el 14 de marzo pasado entre el Gobierno eanarlo y las centrales sindicales. Dichas organizaciones han calificado dicho pacto como "el más progresista de los firmados en España".

Temor a represalias

Esta conquista del profesorado podría suscitar un enfrentamiento entre Madrid y el Gobierno de centro-derecha canario similar al desatado en 1988 a raíz de la negativa del Ejecutivo autonómico a aplicar el desarme arancelario en las islas. El Gobierno canario teme que Madrid bloquee, en represalia, cuestiones importantes para el archipiélago, como la reforma de su régimen económico y fiscal específico y la financiación de sus carreteras.El presidente Lorenzo Olarte, a quien su jefe político Adolfo Suárez también trató de disuadir sin éxito, declaró que el Partido Socialista de Canarias había hecho un último intento para bloquear en el Parlamento canario el anteproyecto de ley. "Lucharé en cuerpo y alma para llevar a buen puerto dicha igualdad retributiva pese a quien pese y presione quien presione", dijo. Por su parte, el secretario general del PSC-PSOE, Jerónimo Saavedra, manifestó que su partido apoya tal iniciativa: "Lo único que deseamos es que se pida un informe previo al consejo consultivo de Canarias sobre el asunto", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de abril de 1991