Mas de 70.000 personas afectadas por el cólera en Perú tras una semana de rebrote de la epidemia

El ministro de Salud del Perú, Carlos Vidal, dimitió ayer de su cargo por discrepancias sobre la forma de controlar la extensión del cólera. Durante la última semana se registraron 11.500 casos nuevos; 66 personas murieron y otras 3.600 fueron hospitalizadas. Los muertos suman ya más de 400 y la cifra de afectados alcanza los 70.000 a los dos meses de detectarse la epidemia.

Después de algo más de dos meses de iniciada la epidemia, el cólera ha causado en Perú la muerte de 308 personas y afecta actualmente a otras 71.811, de las cuales 19.000 se encuentran hospitalizadas, según cifras del Ministerio de Salud. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), anunció ayer en Ginebra que el número de casos registrados hasta ahora se eleva a 75.000 mientras que el número de muertes es de 363, informa Efe. Asimismo, la OMS informó ayer que hasta el momento se han notificado un total de 230 casos de cólera en Ecuador y uno en Colombia.La dimisión de Carlos Vidal Layseca concluyó un episodio entre esperpéntico y patético que contrapuso a éste con el presidente de la República, Alberto Fujimori, y los ministros de Pesca, Félix Canal, y de Agricultura, Enrique Rossl Link, en una suerte de guerra dietética, la recientemente bautizada guerra del cebiche, cuyas bajas atestaron rápidamente los hospitales y puestos médicos que atienden a los enfermos del cólera.

Nuevos brotes

Durante las dos semanas anteriores, y en abierta contraposición a las advertencias del Ministerio de Salud, que instaba a los peruanos a comer solamente pescado o marisco cocidos, el presidente Fujimori dedicó buena parte de sus salidas públicas a comer cebiche, el plato elaborado con pescado y mariscos crudos, previamente puestos en remojo en jugo de limón. Los resultados de la ostentación de Fujimori y de su ministro de Agricultura fueron inmediatos. En la semana de la degustación presidencial hubo un brusco rebrote de los casos de cólera en el país.Sin embargo, y pese a lo terrible de las cifras, el cólera ha dejado de ser el drama de los primeros días para los peruanos, inmersos en una socicedad violenta y deprimida donde el lenguaje de la epidemiología era usado como metáfora social antes de los días de la epidemia.

Casos en la sierra

De otro lado, y pese al rebrote parcial instigado por la guerra del cebiche, el ministro VIdal Layseca deja el cargo después de haber logrado, luchando contra condiciones abismales de sanidad, contener significativamente el avance de la epidemia.En la costa, de acuerdo con las últimas declaraciones de Vidal, el avance del cólera ha disminuido. Es en la sierra, especialmente en el departamento norteño de Cajamarca, donde se han presentado brotes nuevos. Lo que es un desarrolle peligroso ya que la geografía abrupta de la cordillera hace mucho más difícil la atención médica. Sin embargo, Vidal profesó optimismo y dijo ayer que, en su opinión, la epidemia será controlada en los próximos dos o tres meses. El sucesor de Vidal será probablemente el médico Víctor Yamamoto.

En el Parlamento, el representante izquierdista Julio Castro Gómez, médico de profesión, ha ido más allá de la protesta pasiva y prepara una acusación constitucional contra los ministros Rossl, de Agricultura, y Canal, de Pesca, inculpándolos de "propiciar el incumplimiento de las normas de prevención y combate de las epidemias".

Por su parte, el Gobierno argentino inició ayer la campaña oficial de difusión para prevenir el brote de cólera que "seguramente" llegará al país, según advierten los funcionarios de la Organización Mundial para la Salud (OMS), informa Carlos Ares. El ministro del área del Gobierno argentino, Avelino Porto, admitió que el riesgo es muy grande "pero hemos ajustado los controles y hasta ahora no hay ningún caso detectado. Los dos que se anunciaron fueron falsas alarmas".

La consigna de la campaña es: No tenga miedo, tenga cuidado. Ese titular encabeza y cierra los anuncios debajo de la silueta de una mano que lleva escrita en la palma la palabra "cólera". "Creo que podremos pararlo", dice Porto. Los directores de todos los hospitales del país han recibido instrucciones para comunicar de inmediato al Ministerio de Salud cualquier caso que se les presente con síntomas de cólera para evitar la filtración anticipada de los análisis de laboratorio. En los aeropuertos y aduanas de los pasos fronterizos se controla especialmente a los viajeros que llegan de Bolivia y Chile, dos de los países que limitan a la vez con Perú y Argentina.

Aún cuando en los anuncios se asegura que "la posibilidad de una epidemia es poco probable", las televisión insiste en el tratamiento del agua: "SI el agua es de pozo o de perforación propia debe ser hervida o deben agregarse tres gotas de lejía por litro".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS