Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POSGUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Mitterrand pide una reunión de jefes de Estado del Consejo de Seguridad

François Mitterrand propuso anoche una reunión de jefes de Estado y de Gobierno del Consejo de Seguridad de la ONU consagrada a los conflictos de Oriente Próximo. Tal reunión, subrayó, sería la primera a ese nivel en la historia de este organismo. En su primer mensaje televisado desde la liberación de Kuwait, el presidente francés se pronunció a favor del derecho de los palestinos a poseer "su identidad, su patria, su Estado".Dos de cada tres franceses manifiestan su pleno apoyo a la política seguida por Mitterrand a lo largo de todo el conflicto del Golfo. Tal popularidad es debida, entre otras razones, a la periodicidad quincenal con que el presidente francés se ha dirigido a sus conciudadanos.

La intervención de anoche cerró esa larga serie de comparecencias públicas. Mitterrand afirmó que era muy consciente de que al decidir la participación francesa en la guerra contra Irak corría "grandes riesgos". Citó la hostilidad e incomprensión de buena parte del mundo árabe; la posibilidad de atentados terroristas y de divisiones internas, y las pérdidas humanas en el campo de batalla.

Mitterrand agradeció de modo particular "la sabiduría y sangre fría" de las comunidades musulmana y judía instaladas en Francia. Acto seguido informó que las tropas de su país comenzarán a abandonar el Golfo el próximo abril y predijo que todos los soldados estarán de vuelta "antes del próximo otoño".

Lección militar

Francia, según Mitterrand, debe sacar varias "lecciones militares" de la guerra del Golfo. La primera es la necesidad de "modernizar" sus armamentos convencionales. Aunque Mitterrand se declaró partidario de que la disuasión nuclear siga siendo la "piedra angular" del Ejército francés, hizo un encendido elogio de la "gran utilidad" de una fuerza de acción rápida.El servicio militar obligatorio será mantenido en Francia, pero con la exclusiva finalidad de "defender el territorio nacional". Para lo que Mitterrand llamó "operaciones en el extranjero", Francia volverá a emplear tan sólo a "soldados profesionales", como ha hecho contra Irak.

La liberación de Kuwait, recordó el presidente francés, "resuelve tan sólo un problema" de Oriente Próximo. "El derecho internacional", proclamó, "será seriamente lesionado si en esa región se aplica un doble rasero". Mitterrand reiteró su idea de que la ONU dirija el proceso de paz en Oriente Próximo con una o varias conferencias regionales.

Entre los problemas pendientes, el presidente francés mencionó el derecho de Israel a fronteras seguras y reconocidas, el delos palestinos a disponer de su propio Estado, la recuperación de la soberanía libanesa, el respeto a los derechos de la minoría kurda y el control de la compraventa de armamentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1991