Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POSGUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

La ONU se muestra implacable con el vencido

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el sábado (madrugada de ayer en España) la resolución que fija las condiciones para un alto el fuego permanente en el golfo Pérsico. El documento, presentado por EE UU y muy duro con Irak, fue adoptado por 11 votos a favor, 1 en contra (Cuba) y 3 abstenciones (China, India y Yemen). Irak lo ha aceptado.

La resolución es especialmente dura con Irak, ya que mantiene el embargo militar y económico, y reserva a la coalición encabezada por Estados Unidos el derecho a reanudar sus operaciones militares si se incumplen las condiciones de la rendición.La nueva resolución exige que Irak cumpla las 12 anteriores aprobadas por el Consejo y ocho nuevas peticiones, y reconoce el derecho de la coalición vencedora a emplear de nuevo la fuerza si Irak no admite su derrota e incumple una sola condición.

Entre las nuevas exigencias destacan la aceptación por Irak de su responsabilidad por las pérdidas y daños sufridos por Kuwait; la puesta en libertad inmediata de todos los prisioneros de guerra, la restitución inmediata de los bienes kuwaitíes incautados por las tropas iraquíes durante el conflicto, el cese de cualquier acción hostil (incluidos los ataques con misiles y el vuelo de aviones militares) y proporcionar toda la información sobre la ubicación de los campos de minas, las trampas explosivas y los depósitos de materiales químicos y biológicos que se encuentren en Kuwait o en la zona de Irak actualmente ocupada por las tropas de la coalición.

Irak acepta

Radio Bagdad anunció anoche que el Gobierno iraquí acepta la resolución del Consejo de Seguridad. El ministro de Exteriores, Tarek Aziz, ha enviado una carta al secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, comunicándole el acatamiento de la resolución 686. En su escrito aboga por la urgente declaración formal del alto el fuego y la retirada de las tropas norteamericanas que se encuentran en Irak "sin justificación alguna". Al mismo tiempo expresa su esperanza en que el Consejo declare nulas las resoluciones que impusieron el embargo a raíz de la invasión de Kuwait.La resolución aprobada el sábado, que pasará a la historia como la 686 (1991), se votó sin que las 18 enmiendas de Cuba alteraran la sesión. El Consejo las rechazó en menos de una hora por la vía de la abstención, y la 686 se aprobó con cuatro simples matices sobre el borrador.

La votación volvió a demostrar la unidad del Consejo. Pero fue el representante de la URSS, Yuli Vorontsov, quien puso el dedo en la llaga al declararse favorable a "una nueva actitud ante el problema palestino" y pedir la celebración de una conferencia de paz internacional para Oriente Próximo.

Thomas Pickering, el representante norteamericano, no habló ni por asomo de la punzante cuestión palestina, aunque efectuó un larguísimo discurso en el que se refirió a la "construcción de una paz y seguridad duraderas en la zona del Golfo". El embajador de EE UU ante la ONU comentó que la Resolución 686 hacía olvidar una guerra "que Estados Unidos nunca quiso".

Pickering recordó a Irak -cuyo representante estaba presente en la sala- que "la coalición no tiene intenciones agresivas" y que debe dar los pasos "precisos y rápidos" para cumplir con las primeras 12 resoluciones adoptadas por el Consejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1991

Más información

  • EE UU amenaza con reanudar las hostilidades si Bagdad incumple lo impuesto