Cuatro sindicatos denuncian fraudes en oposiciones al Servicio Vasco de Salud

Unos 200 afiliados a UGT, al menos 43 militantes o personas relacionadas con el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) y varias decenas de cargos de confianza del equipo socialista que ha dirigido el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) en los últimos cuatro años han aprobado unas oposiciones a ese departamento sobre las que cuatro sindicatos -el abertzale LAB (próximo a Herri Batasuna), ELA-STV, Comisiones Obreras y la Coordinadora Unitaria de Izquierda Sindical (ESK-CUIS)- han denunciado numerosas irregularidades e incluso indicios de fraude.

Estos datos forman parte de una investigación elaborada por tres de esas centrales sindicales desde la difusión, a principios de febrero, de unas listas con los resultados de las oposiciones a ocho colectivos de personal no sanitario. La Oferta Pública de Empleo, cuyas pruebas han costado unos 200 millones de pesetas, pretendía cubrir 2.571 plazas en todo el País Vasco. En total, se presentaron más de 40.000 personas y unas 90.000 solicitudes de acceso a las pruebas, pues cerca del 30% de los opositores acudieron a dos pruebas.Los tribunales de los ocho colectivos de personal no sanitario -administrativo, gestión administrativa, técnico administrativo, auxiliar administrativo, cocinero, pinche, celador y telefonista- comenzarán hoy a revisar los exámenes de las oposiciones junto a los técnicos de las dos empresas que realizaron las pruebas.

Impresos sin firma

Han pasado 20 días desde la aparición en los centros de trabajo de unas listas de aprobados que fueron repartidas por un furgón del Servicio Vasco de Salud, según fuentes del actual equipo de dirección. Los impresos contaban con el membrete del Servicio Vasco de Salud, pero no estaban firmados ni por las dos empresas, ni por los tribunales. Los resultados provisionales aparecieron los días 7 y 8 de febrero, cuando, por ejemplo, los opositores a auxiliar administrativo no habían realizado una prueba. La normativa vigente no prevé la publicación de resultados provisionales.A estas presuntas irregularidades hay que sumar la no publicación de los resultados en el Boletín Oficial del País Vasco, el extravío de varias cajas con entre 2.000 y 3.000 instancias de solicitudes para acceder a las pruebas y opositores con puntuación superior a la posible o sin ella, siempre según las denuncias de los sindicatos.

Trabajadores de los centros hospitalarios constataron que buena parte de los aprobados eran militantes del PSOE o de la UGT. La UGT afirma que el 10% de sus afiliados que se ha presentado a las oposiciones las ha aprobado, sin, precisar qué número de personas representa ese porcentaje.

De las 18 personas que han superado la prueba de gestión administrativa, al menos ocho han desempeñado puestos de responsabilidad en el anterior equipo de Osakidetza. Entre ellas se encuentra José Félix Egurrola, cuñado del actual gobernador civil de Vizcaya, Daniel Vega, quien hasta enero de 1988 ocupó el cargo de jefe de personal de Osakidetza. Se da la circunstancia de que Egurrola ha obtenido en una de las dos pruebas 48 puntos sobre un máximo posible de 40.

Listas retiradas

Viendo el cariz que estaba tomando el asunto, el nuevo equipo de dirección de Osakidetza, del PNV, decidió retirar las listas dos días después de que fuesen expuestas.Un alto responsable técnico de Osakidetza ha señalado que "el PSOE se ha dado cuenta tarde de que durante los cuatro años al frente de la cartera de Sanidad no ha dejado un estrato social consolidado". A juicio de uno de los sindicalistas que están investigando los presuntos indicios de fraude, "este chanchullo ha sido producto de las prisas, ya que hasta última hora los socialistas no consideraban quedarse fuera del Gobierno vasco".

Dirigentes del PSE-PSOE no quieren oír hablar de fraude y recurren al "relativo éxito" de los cursillos organizados por la central sindical para explicar el elevado número de aprobados de militantes y personas próximas a los socialistas. Unos 400 afiliados, participaron en el cursillo organizado por UGT para preparar estas oposiciones.

El equipo anterior de Osakidetza considera que la normalidad ha presidido el desarrollo de la oferta pública de empleo. La UGT ha insistido en que los tribunales revisen las oposiciones y el Gobierno vasco considera a esos tribunales soberanos para "anular, enmendar, corregir o decidir cualquier salida a este tema".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de febrero de 1991.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50