Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El numero de parados se redujo en 97.450 personas en 1990, la mitad que el año anterior

El número de parados se redujo a lo largo de 1990 en 97.450 personas y la población ocupada creció en 211.590 trabajadores. Esas cifras de la Encuesta de Población Activa dadas a conocer ayer son sensiblemente peores que las de 1989, año en que el desempleo se redujo en 179.400 personas y se produjo una subida de 489.000 ocupados. En el último trimestre de 1990, periodo que coincide con la incertidumbre económica provocada por la crisis del golfo Pérsico, el aumento del paro fue de 32.600 personas, repartidas entre los sectores de servicios, construcción e industria.

EL número total de parados al cierre de 1990 era de 2.424.320 personas -el nivel de media dos de 1983- y la tasa de desempleo en relación a la población activa se ha situado en el 16,11 %. La reducción de 97.450 parados se produce principal mente en el colectivo de los que buscan el primer empleo, en el cual se registra un descenso que afecta a 100.430 personas, así cómo en la agricultura, con 34.350 parados menos. En contraste se produce un considerable aumento del desempleo en el sector servicios, donde sube en 44.760 personas; seguido de la construcción, con 18.590; y la industria, con 17.860 para dos más.La población ocupada se sitúa en 12,619 millones de personas, con un crecimiento en el conjunto de 1990 de 211.590 trabajadores. La subida mayor se debe al sector servicios, donde sube en 245.570 personas; en la construcción, 71.400; y en la industria, 20.330 ocupados más. En la agricultura, la caída se sitúa en 125.720 personas.

La población activa aumenta, en 114.140 personas y el total asciende a 15 millones de ciudadanos, mientras que el aumento en el año 1989 fue de 309.200 activos.

Subida en los servicios

Los datos referidos al último trimestre de 1990 indican que se ha experimentado una subida de 32.600 desempleados y, al igual que lo ocurrido en el conjunto del ejercicio, el aumento se centra en los servicios -55.530 parados más-, la construcción -25.430- y la industria -22.360- El descenso del paro también se limita en el último trimestre al colectivo que busca el primer empleo -54.250 desempleados menos- y a la agricultura -desciende en 6.970 personas-.La subida del paro más importante en términos porcentuales se produce en Baleares, comunidad autónoma marcadamente turística en la que el desempleo crece un 41,52% respecto al tercer trimestre de 1990, seguida de la Rioja, donde sube un 14,08%. Los crecimientos se distribuyen así: Andalucía, con 30.700 parados más; Cataluña, 10.090; País Vasco, 9.320; Baleares, 9.310; Galicia, 8.670; Asturias, 4.310; Extremadura, 2.360; Navarra, 2.120; Castilla-La Mancha, 1.430; La Rioja, 1.130; Aragón, 430; Ceuta y MelIlla, 60. Las caídas del desempleo corresponden a Madrid, con un descenso de 20.480 personas; Murcia, 10.440; Canarias, 8.140; Castilla-León, 4.830; Comunidad Valenciana, 3.400; y Cantabria, con 40 parados menos.

El número de asalariados crece en el conjunto de 1,990 en 332.510 personas, aunque el Ministerio de Economía tiene en cuenta las medias anuales y cita la cifra de 394.000 personas. Ese aumento es valorado positivamente por este departamento al coincidir con la desaceleración de la actividad económica. Economía subraya que la flexibilidad del mercado laboral y las medidas de fomento del empleo han favorecido el crecimiento de asalariados.

Un análisis muy diferente hacen los sindicatos. La UGT asegura que la encuesta de población activa es "marcadamente negativa" ya que se produce menos empleo, más paro, un mayor volumen de contratos temporales y una reducción del ritmo de creación de empleo de un 57%. Ello para el sindicato socialista refleja "el agotamiento de la política económica que está teniendo gravísimas consecuencias sociales".

Para Comisiones Obreras la EPA "muestra en toda su crudeza que las variables económicas y sociales son las víctimas de la política de enfriamiento que se aplica para atajar los problemas estructurales de la economía española". Este sindicato, además, considera inexplicable que el diámero de potenciales activos esté aumentando en los dos últimos años a un ritmo dos veces inferior al de años anteriores, por lo que sus cálculos indican que el paro real tiene un volumen más alto aún.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 1991

Más información

  • El empleo creció en 211.590 trabajadores, frente a los 489.000 de 1989