Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Micólogo profesional

La actividad creativa de John Cage desde finales de los años treinta ha sido infatigable y ha abarcado infinidad de aspectos: desde música instrumental hasta balle,ts y óperas, pasando por la creación plástica, los happenings o la publicación de numerosos ensayos. Su colaboración con el bailarín Merce Cunningham prosigue inalterada desde 1953, año en que Cage asumió la dirección musical de la compañía. De la obra Essay que se exhibe en el Espal Poblenou existe también una versión para ballet.Amigo de artistas como Jasper Johns, Rauschenberg o Marcel Duchamp, con quienes colaboró en muchas ocasiones, Cage está considerado como el primer creador de un happening: en 1952, en el Black Mountain College, ideó un espectáculo de 45 minutos en el que diferentes acciones inconexas se producían en el mismo momento: poesía, danza, lectura de textos... la fórmula conocería amplia fortuna en la década siguiente.

En ese mismo año Cage creó una de sus obras más emblemáticas: 4'33". En ella, un pianista se sienta ante un piano cerrado durante el tiempo marcado en el título y no produce absolutamente ningún sonido. La obra integra las reacciones del propio público -murmullos, toses, silbidos- y a la vez constituye una reflexión sobre la imposibilidad del silencio absoluto.

Menos conocida es la gran afición de Cage por las setas. En 1958 acudió a Milán, para trabajar con Luciano Berio y Bruno Maderna, con quienes colaboraba también Umberto Eco. Impulsado por Eco se presentó a un popular concurso-quiz televisivo con el tema de las setas. Permaneció en el programa durante el neo semanas, pulverizó todos los récords y ganó una sustanciosa suma de dinero. Cuatro años inás tarde, en Nueva York, fundó la Sociedad Micológica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1991