Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DE LA URSS

Un personaje central en la democratización de la URSS

La dimisión de Edvard Shevardnadze del puesto de ministro de Exteriores deja al Gobierno soviético sin uno de los personajes centrales de la política de democratización. A este georgiano, a punto de cumplir los 63 años, están asociados todos los éxitos de la política exterior de Mijaíl Gorbachov, desde los tratados de desarme con EE UU hasta la salida de las tropas soviéticas de Europa del Este.Shevardnadze llegó a la política internacional sin experiencia en este campo. Su carrera había comenzado en las Juventudes Comunistas de Georgia, donde fue primer secretario del partido comunista en 1975, tras haber ocupado la jefatura del Interior de aquella república entre 1965 y 1972. Shevardnadze, que era miembro suplente del Politburó del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) desde 1978, adquirió la categoría de miembro pleno en 1985.

Shevardnadze fue una elección insólita para reemplazar al veterano Andrél Grorniko, que llevaba más de un cuarto de siglo al frente del Ministerio de Exteriores. Con sus ademanes suaves y su perfecta compostura, renovó los cuadros conservadores de su ministerio e imprimió un nuevo esi,Alo a la diplomacia soviética.

Viejos amigos

Shevardnadze y Gorbachov se conocían desde hace mucho tiempo, y a su larga relación aludió ayer el presidente. El territorio de Stávropol, donde Gorbachov fue jefe del partido entre 1970 y 1978, y la República Federada de Georgia son dos vecinos del Cáucaso. Durante seis anos , de 1972 a 1978, ambos líderes desempeñaban puestos homólogos y tenían políticas co.incidentes sobre las innovaciones económicas, que entonces eran sólo experimentos. Entre Gorbachov y Shevardnadze habían existido incluso algunas tensiones cuando este último era ministro del Interior, ya que en Stávropol se refugiaban georgianos perseguidos por Shevardnadze que tenían fábricas clandestinas en Georgia.

Como primer secretario del Partido Comunista de Georgia, Shevardnadze promovió experimentos de autogestión y vinculación de la empresa industrial y agrícola a su entorno territorial Aquello hacía que los burócra tas de Moscú le miraran con malos ojos.

"Ni yo ni ninguno de los que están hoy en el Politburó sabíamos en qué situación estaba el país", señaló Shevardnadze durante el 280 Congreso del PCUS, el pasado mes de julio, cuando confesó haber escrito unos ver sitos a favor de Stalin a los siete años de edad. "Básquenlos pueden ser el mejor argumento contra el ministro de Exterio res", dijo, defendiéndose de lo que le reprochaban haber elo giado demasiado a Bréznev en su día. "Éramos ingenuos. Creíamos en Stalin. Después creímos en Jruschov. ( ... ) Me pueden acusar de haber nacido en 1928", afirmó el ministro, sintetizando el drama de la generación a la que pertenece,

Ante un auditorio de escritores y representantes del mundo de la cultura, Gorbachov reveló en noviembre algunos detalles de su amistad con Shevardnadze. Dijo haber estado paseando con él en la noche del 10 al 11 de marzo de 1985, la víspera de su elección como secretario general del PCUS. Ambos se habían encontrado en numerosas ocasiones en Pitsunda, una localidad de veraneo del mar Negro. Al parecer estuvieron juntos allí en las últimas vacaciones de Gorbachov, antes de ser elegido secretario general. "Todo está podrido", le dijo entonces Shevardnadze. Ambos estaban de acuerdo en algo que era la divisa inicial básica de la perestroika."No se puede vivir así", dijo Gorbachov.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 1990