Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Qué nacerá del derrumbe de las ideologías?"

En su discurso de ayer en el Ayuntamiento de Estocolmo, en presencia de los reyes de Suecia, Octavio Paz insistió en algunos conceptos expuestos ya en la conferencia pronunciada dos días antes en la Academia Sueca. "Vivimos no sólo el fin de un siglo", empezó diciendo, "sino el de un periodo histórico. ¿Qué nacerá del derrumbe de las ideologías?".Tras este inicio de connotaciones apocalípticas, Octavió Paz acusó al "irreflexivo culto al progreso" de ser el responsable de que "la vida en nuestro planeta corra graves riesgos".

En su exposición ecologista, dijo el escritor mexicano que la cuestión más apremiante e inmediata es la supervivencia del medio natural. Defender la naturaleza es defender a los hombres".

Tras una serie de meditaciones de influencia orientalista, de fusión del hombre con el todo, de contemplación de las estrellas como gesto de fraternidad con el universo, recitó Paz uno de sus poemas: "Es grande el cielo y arriba siembran mundos. Imperturbable, / prosigue en tanta noche / el grillo berbiquí".

"Sólo si renace entre nosotros el sentimiento de hermandad con la naturaleza podremos defender la vida", concluyó. "No es imposible: fraternidad es una palabra que pertenece por igual a la tradición liberal y a la socialista, a la científica y a la religiosa".

La intervención de Octavio Paz tuvo lugar al final de la cena ofrecida por el Ayuntamiento de Estocolmo, y estuvo precedida de la música ofrecida por un conjunto de mariachis. Después entrarían en la sala los estudiantes suecos para homenajear a los premiados y la fiesta seguiría con el baile.

La próxima cita de los Nobel, en 1991, promete ser todavía más espectacular que la actual, ya que se cumplirán -para entonces- los 90 años de la institución de los premios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 1990