Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

Las universidades disponen de tres años para elaborar los nuevos planes de estudio

Las universidades españolas disponen de un plazo de tres años para elaborar los planes de estudio de las 55 carreras que ya cuentan con directrices oficiales. Los decretos que recogen la parte de los contenidos de cada plan que constitucionalmente corresponde señalar al Estado, a efectos de su homologación oficial, fueron aprobados ayer por el Consejo de Ministros.

Las directrices aprobadas por el Ejecutivo determinan por ciclos y en créditos el mínimo y el máximo de la carga lectiva global de los planes de estudio que deberán ser superados para la obtención del correspondiente título oficial. También establecen los créditos -el crédito, que es la unidad de carga lectiva oficial, equivale a 10 horas- que deben corresponder a cada una de las materias troncales, especificando si son de enseñanza teórica o práctica y el área de conocimiento a que están adscritas.Los decretos del Gobierno regulan entre un 45% y un 75% del contenido global de cada carrera. El porcentaje máximo corresponde a aquellas carreras que dependen de directrices emanadas de la Comunidad Europea, lo que sucede, por ejemplo, con las de Medicina y Veterinaria.

De los 55 títulos a que se refieren las directrices aprobadas ayer, 11 son de nueva creación. Se trata de las licenciaturas en Historia del Arte, Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, Investigación y Técnicas de Mercado, Filología Eslava y Ciencia y Tecnología de los Alimentos; la ingeniería en Informática; las diplomaturas en Gestión y Administración Pública y en Terapia Ocupacíonal, y las ingenierías técnicas en Informática de Gestión, Informática de Sistemas y en Diseño Industrial.

Algunos otros de los títulos restantes existen actualmente sólo como ramas o secciones de titulaciones genéricas. Es el caso de la mayor parte de las filologías, que son ramas de la licenciatura en Filosofía y Letras.

Ministro satisfecho

El ministro de Educación y Ciencia, Javier Solana, manifestó a este diario su "enorme satisfacción" por la aprobación de los 55 decretos. "Hemos llegado al punto quizás más decisivo de la reforma universitaria iniciada con la aprobación de la LRU hace ya siete años", dijo. "Algunos llegaron a pensar ('no me atrevo a decir que a desear', precisó) que este momento no se iba a producir nunca, que no íbamos a ser capaces de llegar hasta aquí".

Solana añadió que a partir de ahora comienza "uno de los retos más importantes" a los que ha de hacer frente la universidad. "Es el momento de hacer buena la autonomía a la que aspiró durante tanto tiempo la Universidad española. Lo único que pido y deseo es que las diversas comunidades universitarias se comporten con la generosidad que cabe esperar de ellas. La tarea de elaboración de los planes de estudio, que ahora depende ya enteramente de las universidades, debería ser abordada prescindiendo de cualquier tentación corporativista".

Dos de las 55 titulaciones aprobadas ayer han experimentado un cambio en su denominación en relación a aqqella con la que fueron aprobadas el pasado mes de junio por el pleno del Consejo de Universidades celebrado en la ciudad malagueña de Torremolinos: la licenciatura en Ciencias Empresariales, que pasa a denominarse de Administración y Dirección de Empresas, y la diplomatura relacionada con esta, misma área, que se denominará de Ciencias Empresariales.

Fuentes oficiales explicaron que el título de licenciado en Administración y Dirección de Empresas se ajusta más a la denominación europea que la de Ciencias Empresariales, tradicional en la Universidad española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 1990