Reabierta al público la pirámide de Micerinos

La pirámide del faraón Micerinos, una de las tres que se alzan en la explanada de Giza, en las afueras de El Cairo, junto a la esfinge, fue reabierta hace unos días al público tras permanecer durante un año y medio cerrada a causa de trabajos de restauración y acondicionamiento. La noticia de la reapertura fue comunicada hace una semana por el responsable de la zona arqueológica de Giza, Zahi Hawas.La pirámide de Micerinos (Menkaure) tiene tan sólo 62 metros de altura, perteneció al faraón que le da nombre, durante la IV dinastía (2.700 a. C.) y no contiene inscripciones en su interior. Tras las excavaciones se encontró sólo el sarcófago del faraón y parte de su momia.

Su reapertura coincide con la inauguración de 15 tumbas de la necrópolis de Giza pertenecientes a los ministros de la misma dinastía, en el marco de un amplio proyecto de los responsables arqueológicos egipcios para diversificar el turismo habitual.

La pirámide de Micerinos sufría los efectos de las masivas visitas. La limpieza según explicó en su momento Hawas a EL PAÍS, era inaplazable dado que en el interior del monumento el olor era espantoso y había nubes de mosquitos. El trabajo se inició al poco de finalizar el realizado en la pirámide de Keops.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de octubre de 1990.