Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas por los 27 detenidos de Greenpeace en la URSS

El barco Greenpeace llegó ayer a la península de Kola después de ser arrestado en aguas territoriales de la URSS cerca de las islas de Nova Zembla, donde realizaba una protesta contra los proyectos de la URSS de intensificar sus ensayos nucleares.

El capitán del buque tendrá ahora que oir los cargos que en su contra hará la fiscalía soviética. Desde que se conoció el arresto de la tripulación se han producido en todo el mundo actos ecopacifistas de condena.

El navío Greenpeace, con 27 personas a bordo, estuvo visitan do diferentes puertos del norte de la URSS -Múrmansk, Arjánguelsk y Narián Mar-, desde el 22 de septiembre hasta el 7 de octubre, en su misión de protesta por los intentos de la URSS de intensificar sus pruebas nucleares. Entre los siete tripulantes soviéticos se encontraba el diputado soviético Andrél Zolotkov.

Mientras el barco de los ecologistas navegaba hacia las islas de Nova Zembla, el comandante del buque guardacostas XXVI Congreso del PCUS advirtió en repetidas ocasiones al barco Greenpeace que su actuación era ilegal y que violaba la frontera estatal de la URSS. El comandante soviético no pudo entonces detener al barco porque en las costas de Nova Zembla estalló una tormenta.

Disparos de advertencia

En la madrugada los guarda costas hiceron "disparos de advertencia con una ametralladora", según el KGB. El comandante de los guardacostas quiso pasar al barco con un grupo de inspección de cinco personas, pero como la tripulación verde lo impedía, tuvieron que tomar el barco al abordaje.El capitán se negó a mostrar los documentos del barco y luego se encerró en su camarote para no entrar en contacto con los guardacostas. La tripulación siguió el ejemplo del capitán y sólo gracias a la intervención del diputado Zolotkov, el capitán finalmente accedió a comparcer ante los guardafronteras, según el periódico oficial Izvestia. El comandante soviético le anunció que arrestaba al barco por "la violación premeditada de la frontera, desobediencia a las autoridades y desembarco de gente en lugares no permitidos".

A raiz de la detención se han producido durante los últimos días actos de protesta frente a embajadas y consulados soviéticos de distintos países, especialmente en Bonn (RFA) y en Sidney (Australia).

El portavoz de Exteriores Guennadi Guerásimov lamentó el incidente y dijo que la URSS se solidariza con las ideas y objetivos de Greeripeace, pero que "hay leyes que se deben cumplir. Por muy noble que sea la misión del barco, no podemos permitir que se violen nuestras leyes". La oficina de relaciones públicas del KGB dijo a este periódico no poder comentar el incidiente ni tener información del paradero del Greenpeace ayer en la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de octubre de 1990