Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escritor australiano Patrick White, premio Nobel de Literatura en 1973, muere a los 78 años

El escritor australiano Patrick White, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1973, falleció ayer en Sidney, a los 78 años, tras una larga enfermedad. White estuvo considerado como el más influyente de un grupo de novelistas que surgió en Australia en la década de los años cincuenta. Sus obras se distinguieron en principio por su insistencia en temas australianos, pero el tratamiento que dio a sus textos sobrepasaba las limitaciones nacionalistas. Sus novelas más conocidas son El foco de la tempestad y El árbol del hombre.

En sus novelas, Patrick White paseaba su atención por todo. Hasta los mas ínfimos detalles, como el nudo en una tabla de cocina o la piel de un ornitorrinco, contribuían a crear esa atmósfera propicia al desarrollo de los temas que más le obsesionaban: el arte, la vida, la muerte.Nacido en Londres en 1912, mientras sus padres estaban de paso por esa ciudad, Patrick Victor Martindale White volvió a la capital británica para completar sus estudios, después de pasar sus 12 primeros años en Australia. Los primeros años en la granja ganadera de su padre dejaron en él un hondo recuerdo. "A partir de entonces mi vida ha estado marcada por la profunda impresión que me dejaron esos paisajes extraños y lúgubres", escribió hace algunos años en su autobiografía.

Tras esa primera etapa escolar volvió a Australia, y posteriormente volvió a Cambridge, donde estudió idiomas. Cuando se enroló en la Fuerza Aérea británica durante la II Guerra Mundial, ya había publicado algunos relatos y se había relacionado con el ambiente teatral. Durante la guerra sirvió como oficial del servicio de información en Grecia y Oriente Próximo.

La primera novela de White, Happy valley (Valle feliz), publicada en 1939, se, desarrollaba en el sur de Gales y mostraba cierta influencia de Joyce. En 1948 fijó su residencia en las cercanías de Sidney y se dedicó a la horticultura y la canicultura además de proseguir su carrera literaria.

Australia quedó retratada a lo largo de sus obras como un lugar envuelto en un frágil proceso de crecimiento y autodefinición. Un enfrentamiento con la tierra que una vez describió como "el gran vacío de Australia, en el que la mente humana es la menor de las posesiones". La Australia de El árbol del hombre (1955), Voss (1957), El carro de los elegidos (1961), Las esferas del Mandala (1966), El vivisector (1970), El caso Twyborn (1979) y El foco de la tempestad (1973) es el producto de una imaginación individualista, crítica y poética. Su estilo es densamente simbólico y alegórico. Su más profunda preocupación es la del sentido de la soledad del hombre y la búsqueda de su significado.

White escribió también algunas obras de teatro, entre las que se incluyen The season in Sarsaparilla (1961), Night on bald mountain (1962) y Signal driver (1981); el libro autobiográfico Flaws in the glass (1980), y un libro de poemas.

Coleccionista

Aunque mantuvo contacto con ciertos escritores australianos contemporáneos, su carácter introvertido le mantuvo al margen de la vida pública. Coleccionista de arte moderno australiano y de arte aborigen, White tuvo relación también con muchos artistas plásticos. Durante sus últimos años, el escritor dejó su residencia en el campo y se instaló en Sidney.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de octubre de 1990