Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toros sin casta en la corrida de Valladolid

El mal juego del ganado deslució la cuarta corrida de la Feria de Valladolid, celebrada ayer, en la que los diestros no consiguieron dar ni una vuelta al ruedo. Hubo media-entrada en la plaza.

Se lidiaron tres toros de María Lourdes Martín de Pérez Tabernero; primero y tercero de Pérez Angoso y sexto, sobrero de José Andrés Garzón, en sustitución de otro de María Lourdes Martín, devuelto a los corrales por cojo. Todos los toros, desiguales de presentación, estuvieron faltos de casta y manifestaron aborregamiento, excepto el tercero, que sacó peligro.

Juan Mora (ovación y silencio) hizo en su primero faena con altibajos en la que hubo pinceladas de buen toreo. En el cuarto, trasteo de aliño. Estuvo muy mal con la espada. Fernando Lozano (ovación y silencio) realizó al segundo una faena sin relieve y mató de estocada tendida. No se confió con el quinto. Litri (ovación en los dos) estuvo temerario, embarullado y sin reposo en sus dos toros, aunque ambas faenas tuvieron emoción. También manejó mal el estoque.

Honrubia (Cuenca). Festejo de feria celebrado ayer. Lleno. Novillos para rejoneo, de María Luisa Ortega, mansos y deslucidos. Curro Bedoya, aplausos y oreja. Javier Mayoral, aplausos y silencio. El quinto novillo lo torearon ambos rejoneadores en collera y fueron aplaudidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de septiembre de 1990