EDUCACIÓN

La LOGSE, ratificada ayer por el Congreso, entrará en vigor dentro de 15 días

El ministro de Educación y Ciencia, Javier Solana, dijo ayer que las inversiones previstas para aplicar la Ley de Ordenación General, del Sistema Educativo (LOGSE) no se verán afectadas por los planes, de austeridad anunciados recientemente por el Gobierno. La nueva ley de educación superó ayer su último trámite parlamentario al conseguir el refrendo de todos los grupos políticos, con la excepción del Partido Popular. Su entrada en vigor depende ya únicamente de la sanción real y su publicación en el BOE, lo que sucederá dentro de unos quince días.

Más información
Modificaciones
La reforma

El Pleno del Congreso ratificó las enmiendas incorporadas por el Senado al texto del proyecto de ley aprobado el 28 de junio pasado por la Cámara Baja y, posteriormente, el conjunto de la ley, trámite exigido por su carácter orgánico. La LOGSE obtuvo 205 votos favorables, 89 contrarios (los del PP) y tres abstenciones (dos de Unión Valenciana, que en el Pleno de junio pasado había votado en contra del proyecto, y la tercera, de un diputado del PP, probablemente debido a un error).En el turno de explicación de voto, el portavoz de Grupo Popular, Enrique Fernández Miranda, resumió, en un "decálogo para la calidad de la enseñanza del PP" las razones para su oposición a la ley, contra la que el partido conservador presentó sendas enmiendas a la totalidad, rechazadas por las dos Cámaras. Entre dichas razones, se encuentra la negativa del Gobierno y su grupo parlamentario a una ley específica de financiación de la reforma, el no reconocimiento de la gratuidad absoluta de las etapas de escolaridad no obligatoria (preescolar, bachillerato y formación profesional) y la reducción del bachillerato a sólo dos años, frente a los tres propuestos por el PP.

El portavoz del PP volvió a referirse ayer a una supuesta falta de voluntad del Gobierno para financiar la reforma, dando a entender que la crisis derivada, en su opinión, del fracaso de la política económica del Gobierno y no del conflicto del Golfo -en contra de lo argumentado por el Ejecutivo- será el verdadero motivo de un eventual retraso en la aplicación de la LOGSE, pero "no porque la sociedad lo demande". Aludía así Fernández Miranda a las declaraciones realizadas el pasado lunes por Solana en Oviedo, donde afirmó que no se preveían demoras en el calendario de la ley, aunque estaba abierto a las demandas que le pudieran plantear los sectores sociales afectados.

También el portavoz de IU, Baltasar Garzón, se refirió, en su explicación de voto, favorable en su caso, a las posibles repercusiones negativas de la nueva crisis económica sobre la reforma educativa, posibilidad que rechazó con firmeza en nombre de su grupo. Garzón rechazó igualmente un eventual retraso en la aplicación de la ley, recordando que una de las razones por las que IU la había apoyado, aunque críticamente, era, precisamente, su convicción de la necesidad y la urgencia de la reforma.

María Eugenia Cuenca, portavoz de CiU, subrayó, entre las preocupaciones que su grupo conserva ante el texto final de la LOGSE, pese a su voto favorable, "los recortes que", según dijo, "se mantienen a la libertad de elección de centro".

El portavoz del Grupo Socialista, Jerónimo Nieto, reiteró su satisfacción por la contribución de todo los grupos, excepto el del PP, al enriquecimiento del proyecto de ley del Gobierno, e invitó al único partido que se ha opuesto a ella a unirse ahora al consenso general.

Javier Solana, que no intervino en la sesión, manifestó que las inversiones previstas en la reforma (1,3 billones de pesetas), no sólo no se recortarán, sino que previsiblemente se aumenten. Añadió que, en el desarrollo de la LOGSE, mantendrá la misma actitud de diálogo con todos los grupos políticos y sectores sociales que ha caracterizado el trámite parlamentario que ahora concluye.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS