Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El robo de los cuadros de Velázquez del Palacio Real sigue sin resolverse un año después

Dos 'velázquez', un 'carreño' y un 'bayeu' siguen en paradero desconocido

Hace un año que la policía investiga el robo de dos pequeños cuadros de Velázquez y uno de Carreño de Miranda, valorados en su momento aproximadamente en 275 millones de pesetas, sustraídos del Palacio Real de Madrid entre el 10 y el 14 de agosto de 1989. Dos meses después trascendió que había desaparecido un cuarto cuadro del Palacio Real, San Carlos Borromeo, de Francisco Bayeu. Pasado un año, sigue sin despejarse la incógnita sobre el paradero de estas valiosas pinturas.

Los cuadros se encontraban en un área cerrada al público conocida como la sala Velázquez, porque en ella se guardaban siete lienzos del pintor sevillano. Las pinturas desaparecidas son Retrato de una dama y Mano del retrato del arzobispo Fernando Valdés, de Diego de Velázquez, y Retrato de una dama de Juan Carreño de Miranda. El cuadro de Bayeu, San Carlos Borromeo, estaba en una sala contigua que se comunicaba con la primera.Según fuentes del Patrimonio Nacional el Bayeu. tuvo que ser robado junto a los de Velázquez y Carreño porque, tras hacerse el inventario de los cuadros después del hurto, se cambiaron las cerraduras de las puertas de estas salas y se inutilizaron todas las llaves maestras de la zona. Los que quisieran acceder a esta zona sólo podían hacerlo acompañados por guardias de seguridad. El robo del Bayeu. había sido denunciado por el Patrimonio Nacional como desaparecido, aunque la policía no confirmó que se hubiera incluido el hurto de este último junto a los otros.

"No hay novedad, todo está en manos de la policía", dice escuetamente un portavoz del Patrimonio Nacional, con respecto a la desaparición de estos cuadros hace un año.

Por su parte, la Dirección General de la Policía sostiene lo mismo. "En este momento no sabemos nada nuevo sobre este robo", ha comunicado un portavoz de la policía. "No podemos añadir nada nuevo". Tanto los directores del Patrimonio Nacional como los responsables directos de la investigación en la policía se encontraban estos días de vacaciones.

Aunque, en un primer momento, la policía siguió la pista de ocho sospechosos entre los operarios que trabajan en las obras del Palacio Real, dos meses después confirmaron que no tenían "ni siquiera indicios" de la responsabilidad del robo.

Las investigaciones se centraron al principio en el personal de contratas que trabaja en el Palacio Real, y "esa línea no se ha abandonado", comunicaron fuentes policiales. Pero también se habían hecho indagaciones entre el personal de conservación y restauración, "que tiene mayores posibilidades de colocar en el mercado unos objetos como estos ".

De momento, las obras de rehabilitación del Palacio Real continúan, y varios de las salones oficiales que habitualmente entran en el circuito de visitas para el público, permanecen cerrados. En los últimos meses ha aumentado el número de visitantes con respecto al mismo periodo del año pasado. En el mes de junio lo visitaron 70.000 personas, y en julio, 76.500. El año pasado, en junio pasaron por estas salas 60.000 personas, y 73.500 en julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de agosto de 1990