GUERRA EN EL GOLFO

España confirma que puede aportar buques a la fuerza multinacional

La Alianza Atlántica y la Comunidad Europea ratificaron ayer su irrevocable decisión de tomar todas las medidas necesarias para obligar a Irak a retirarse de Kuwait, restablecer la plena soberanía de este reino árabe y disuadir a Bagdad de cualquier nueva agresión. La OTAN expresó su total solidaridad con Turquía y su compromiso con la seguridad de este país fronterizo con Irak. El ministro Francisco Fernández Ordóñez confirmó que España está dispuesta a colaborar con unidades navales en la fuerza multinacional que se despliegue en el Golfo.

Más información

La próxima semana se celebrará en París una reunión de la Unión Europea Occidental -de la que forma parte España- en la que los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de los Estados miembros decidirán las medidas específicas que cada uno tomará para ejercer presión sobre Bagdad, incluida la modalidad de la aportación militar. Esto se explica porque la región del Golfo está fuera del marco de acción de la OTAN. El ministro español de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordoñez, manifestó ayer en Bruselas que "España está dispuesta a colaborar con una presencia naval, si asi se acordara" y que en todo caso las modalidades las decidirá el gobierno español en su momento."Debe quedar claro que cualquier agresión a Turquía es un ataque contra toda la Alianza Atlántica, y nadie debe albergar dudas de que responderíamos a la misma", advirtió el secretario general de la OTAN, el alemán Manfred Wörner, ante las noticias, confirmadas ayer por Washington, de que Irak está intensificando su presencia militar en esta frontera.

El secretario de Estado norteamericano, James Baker, reveló en Bruselas que Washington coordina diariamente con Moscú la gestión de la crisis. "No hay fisuras en nuestra relación con la URSS". Baker calificó de "entusiasta" el apoyo de los aliados a Estados Unidos en esta crisis, y agradeció a diversos países, entre ellos España, su ayuda estratégica en la gran operación militar de acoso al régimen de Sadam Husein.

Baker no dejó ninguna duda en la reunión con sus colegas sobre la determinación de Washington de no tolerar que Irak acabe cosechando un beneficio de la agresión armada sobre su pequeño vecino. "En caso contrario entraríamos de nuevo en una era de oscuridad. Esto va muy, muy en serio", dijo.

Todos los Estados de la OTAN respaldaron el despliegue de fuerzas militares norteamericanas, británicas y francesas en la región del Golfo, y España, Holanda, la República Federal de Alemania, Bélgica y Canadá anunciaron su próxima adhesión a las fuerzas multinacionales con el envío de buques de guerra al Mediterráneo o a las costas de Arabla Saudí.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

"Amenaza"

"La OTAN considera que la agresión iraquí es una amenaza para la seguridad nacional y colectiva de sus miembros", manifestó Wörner en una conferencia de prensa concluida la reunión, y llamó a una acción de toda la comunidad internacional de solidaridad con los Estados amenazados por el agresor.

Australia también ha anunciado su presencia militar en la región. "Cuanto más amplia sea la participación, mejor", declaró James Baker. Según dijo, los Estados que decidan participar en la fuerza multinacional deberán coordinar, "como crean más conveniente", su despliegue entre ellos y los Gobiernos soberanos de la región.

La Comunidad Europea ratificó ayer en un comunidado su rechazo a la anexión de Kuwait por Irak, y se manifestó decidida a "tomar nuevas inedidas" para poner fin a la agresión de Bagdad en un área en la que Ia CE y sus miembros tienen un interés vital". Los Doce expresaron también su "grave preocupación por la seguridad de los extranjeros en Kuwait e Irak", de la que hacen plenamente responsables a las autoridades iraquíes.

"Rehenes"

Tanto la CE como la OTAN rechazaron las exigencias iraquíes de traslado de las embajadas de Kuwait a Bagdad. Baker se negó de nuevo a utilizar el término de "rehenes" para referirse a los miles de extranjeros en Irak y Kuwait a los que retienen las autoridades de Bagdad.

Varios Estados miembros manifestaron sus temores por la "dificilísima situación", en palabras de Fernández Ordóñez, en que se encuentra Jordania, fuertemente dependiente de Irak y con graves problemas económicos. La CE ofrecerá a Ammán una rápida renegociación de su acuerdo bilateral para paliar los perjuicios derivados de su adhesión a la resolución de las Naciones Unidas de embargo a Irak.

Fernández Ordóñez anunció también que la CE establecerá contacto con los países árabes de la región y reiteró el apoyo comunitario a una solución árabe del conflicto.

Al concluir el encuentro de ministros de Asuntos Exteriores de la CE comenzó la reunión de la OTAN. El secretario de Estado norteamericano, que llegó a Bruselas procedente de Turquía, declaró que las tropas norteamericanas que siguen llegando a Arabia Saudí estarán allí hasta que Irak se haya retirado, se haya restablecido la soberanía y el Gobierno legítimo de Kuwait, los aliados de EE UU no se sientan amenazados y la seguridad de sus ciudadanos esté garantizada.

Baker se entrevistó también con el embajador soviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción