Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

El juez de Mataró respeta la decisión de Sanidad sobre la elección de sexo

José Antonio Córdoba, el juez de Mataró que dictó la pasada semana un auto que permite a una mujer elegir el sexo de su sexto hijo, manifestó ayer que "merecen todo mi respeto" las declaraciones que efectuó el pasado martes el ministro de Sanidad, Julián García Vargas, acerca de que el ministerio no permitirá que esta operación se practique en centros del Insalud. "Ni entro en la opinión del ministro ni salgo de ella; mi trabajo, que era dictar una resolución, ha terminado y mantengo y asumo mi decisión", declaró Córdoba.Córdoba señaló que, si la Fiscalía de Barcelona finalmente recurre el auto dictado por él, estudiará en profundidad el contenido del recurso y si concluye que en él hay suficientes fundamentos de derecho para ello, 'paralizará la sentencia". Estas palabras contrastan con algunas informaciones difundidas ayer en las que se decía que el juez estaba dispuesta a paralizar de inmediato su decisión.

El forense de la Audiencia de Barcelona Leopoldo Ortega Monasterio, que elaboró el informe psiquiátrico a favor de Esperanza Martín, la mujer que ha solicitado permiso para que su próximo hijo sea una niña, calificó ayer de "inquisidora" la posición de García Vargas, en declaraciones a la agencia Efe. Para Ortega, la posibilidad de que Esperanza Martín acuda a un centro del Insalud con objeto de someterse a la intervención para concebir una niña "parece más bien un chiste". "Con las listas de espera de la Seguridad Social se tendría que solicitar poder elegir el sexo de una nieta", comentó irónicamente. Por otra parte, el doctor José Luis de Pinal, miembro de la comisión deontológica del Colegio de Médicos de España, declaró ayer que "la ley de fecundación asistida no prevé la posibilidad de la elección de sexo, excepto en el caso de que se trate de evitar una enfermedad genética ligada al sexo y nunca por voluntad de la madre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 1990