Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

16 de cada 1.000 personas padecen esquizofrenía, segun Carlos Castilla del Pino

Dieciséis de cada 1000 personas padecen esquizofrenia en cualquier sociedad. El índice de morbilidad de esta enfermedad mental (número de enfermos en un lugar y tiempo determinado) es del 1,6%. La cifra la dio ayer Carlos Castilla del Pino, director del. seminario Psicopatología y clinica del delirio, que se desarrolla en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

La proporción del 1,6%, según precisó Castilla del Pino, se confirma una y otra vez con pocas variaciones a medida que se hacen más estudios locales en cualquier sociedad de cualquier parte del mundo. Esta constancia lleva fácilmente a la conclusión de que el medio realmente tiene muy poco que ver con la enfermedad. Sin embargo, Frederick Alexander Jenner, profesor de la Universidad de Sheffield, matizó que aunque la incidencia sea la misma, sus consecuencias de la enfermedad son peores en Europa y demás sociedades industriales que en las culturas más primitivas.Carlos Castilla del Pino abundó en esta idea al subrayó que la sociedad industrial responde de una manera distinta ante el enfermo, lo que acaba afectándole negativamente. "En la sociedad rural cordobesa", puso como ejemplo, "de marcado carácter patriarcal, el enfermo recibe mayor protección que en una sociedad más competitiva".

El profesor cordobés afirmó también que las situaciones de estrés son fuentes de problemas mentales, aunque no ha apreciado que los ejecutivos tengan problemas psicóticos por esta causa. "Quizá el estrés lo padecen a una edad que lo que les genera es angustia", matizó. Sí ha apreciado, sin embargo, "brotes psicóticos en jóvenes que hacen el servicio militar". En general, estos brotes, de carácter esporádico, "aparecen ligados a situaciones que el protagonista vive como estresantes". El director del seminario subrayó que la psicosis "está presente permanentemente en nuestra cultura" y dejó caer que en el origen de estas patologías hay "probablemente una componente psicobiológica". Es decir, que están ligadas a determinadas sustancias que actúan en el sistema nervioso.

El psiquiatra barcelonés Jorge Tizón precisó en ese sentido que en el desencadenamiento de la enfermedad aparecen causas biológicas, psicológicas y sociales mezcladas y en proporciones distintas según los casos. Por ello agregó que el tratamieñto que se le dé a los enfermos deberá tener en consideración los tres factores. Para Tizón, el sustrato biológico sobre el que se sustenta la enfermedad está presente en mayor o menor grado en un porcentaje de la población muy superior al 1,6%.

Jenner fue el más reacio a conceder importancia a la influencia biológica. "Cuando logramos algo desde el punto de vista biológico lo que probamos es que determinada medicina funciona; conseguimos una camisa de fuerza química que da resultados, pero hay muchos más métodos con los que también se obtienen resultados". Para el psiquiatra británico tanto el genio como el loco son definidos por los demás desde el exterior, y agregó: "Si no vemos que en el fondo el problema es filosófico podemos cometer muchos errores"

Al abordarse el tema de la relación entre locura y arte, Tizón explicó que el psicótico está sometido a un fuerte sufrimiento y "el delirio es uno de los mecanismos que utiliza para sustraerse a ese padecimiento". Una forma de luchar contra él, agregó, es también la creatividad y el arte. "Los psicóticos", agregó Tizón, "tienen alteradas las capacidades de simbolización y pueden llegar a ser muy expresivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 1990