Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL GOLFO

Confusión árabe y preocupacion israelí

Sin alcanzar ningún acuerdo ni esbozar un comunicado terminó la reunión que durante gran parte del día de ayer celebraron en un hotel de El Cairo los ministros de Asuntos Exteriores de los países árabes. Un representante de Iraq, que se sumó a última hora al encuentro, afirmó que en Kuwait existe "otro gobierno" que les había pedido ayuda y que será dado a conocer en breve. Los ministros de exteriores árabes se volverán a reunir hoy.El presidente egipcio, Hosni Mubarak, y el rey Husein de Jordania, viajaron ayer a la ciudad saudí de Yeda para mantener una reunión con el rey Fahd de Arabia Saudí de la que podría emanar una condena de la invasión iraqui, informa Efe. El periódico oficial egipcio Al-Ahram pidió ayer la retirada inmediata del ejército de Irak.

Mubarak mantuvo ayer un primer contacto con el monarca saudí, que acudió a Alejandría, y estuvo en permanente comunicación telefónica con el jefe de Estado de Damasco, Hafez el Asadf. Siria ha sido uno de los países que más insistentemente ha solicitado la convocatoria de una reunión urgente de la Liga Árabe.

La reunión de los ministros de Asuntos Exteriores árabes, que se encontraban en El Cairo asistiendo a la Conferencia Islámica, se desarrolló en un claro ambiente de confusión y se hablaba de ruptura. La escisión parece inevitable en el seno del Consejo de Cooperación del Golfo y el Consejo de Cooperación Árabe.Emisoras de radio de países del golfo Pérsico informaban ayer, según Efe, que el presidente iraquí, Sadam Husein, no responde a ningún llamamiento de los países árabes.

Entre tanto, la sensación predominante en Israel es que sólo un ultimátum conjunto de Estados Unidos y la Unión Soviética podría hacer retroceder a las tropas iraquíes. "Las condenas hacen sonreír a Sadam Husein", aseguraba un general israelí. Según la misma fuente, ningún país ni coalición de países árabes puede, actualmente, hacer frente al Ejército iraquílel más poderoso de la zona.

Siempre según el militar israelí, el líder iraquí pretende eliminar la influencia norteamericana en Oriente Próximo y convertirse en la potencia hegemónica de la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de agosto de 1990