Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernardo Schiametta, ganador del III Premio Loewe

El premio a la joven poesía recayó en un valenciano y en un mexicano

El argentino residente en París Bernardo Schiametta, de 41 años, resultó ganador de la tercera edición del Premio de Poesía Internacional Fundación Loewe, que se falló ayer en Madrid, con el libro Fórmulas para Cratilo. El jurado, presidido por el escritor mexicano Octavio Paz, decidió otorgar el premio a la poesía joven a dos autores: el valenciano Vicente Gallego y el mexicano Aurelio Asiáin.El primer premio está dotado con un millón y medio de pesetas y cada uno de los otros dos poetas jóvenes recibirá medio millón de pesetas, además de la publicación de las obras ganadoras por la editorial Visor.

Fórmulas para Cratilo, de Bernardo Schiametta, es para Octavio Paz un libro de resonancias platónicas y lingüísticas. 'Tos tres finalistas eran igualmente buenos, pero Schiametta es más maduro y esta obra está conseguida con gran rigor intelectual. Es una poesía inteligente, lo cual demuestra que la inteligencia no está reñida forzosamente con la emoción".

Los ojos del extraño, de Vicente Gallego, valenciano de 26 años, es en palabras de Luis Antonio de Villena -uno de los miembros del Jurado- una reflexión sobre la vida que transmite gran emoción e intensidad. "Gallego utiliza una palabra muy directa para traducir su experiencia", afirmó. Sobre La república del viento, del mexicano Aurelio Asiáin, de 29 años, Villena destacó su mayor emoción lírica.

"Arribas obras son más vitalistas que la del ganador pero utilizan la palabra de forma conceptual llevándola al terreno de la vida y la experiencia".

El jurado estuvo compuesto por Francisco Brines, Antonio Colinas, Pere Gimferrer, Carlos Bousoño, Jaime Siles, Luis Antonio de Villena y Octavio Paz. Se presentaron cerca de 800 originales, de los que alrededor de 200 provenían de Hispanoamérica.

"El único defecto que veo en la poesía en español es quizá su frondosidad expresiva, su exceso de follaje", dijo Octavio Paz. "Es importante la poda. Yo daría como consejo a los jóvenes poetas que profundizaran en la utilización de los silencios".

Margot Irma Zorrilla, madre de Bernardo Schiavetta, intentaba anoche localizar a su hijo para darle la noticia del premio. Al hablar con este diario estaba tan emocionada que no podía enumerar las obras de su hijo, que sin embargo, según dijo, son numerosas.

Según informó su madre, Schiavetta vive en Europa desde hace 17 años, trabaja ahora como médico siquiatra en un hospital de París. Después de graduarse como médico en la universidad Católica de Córdoba, Argentina, hizo su especialidad en Lovaina, Bélgica.

Es fundador y organizador del grupo Noecis, que tiene su sede en Calaceite, Teruel, y en la actualidad organiza una reunión de escritores, en el centro cultural Georges Pompidou de París, sobre La actualidad de las formas fijas en la poesía contemporánea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 1990