Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aigües Tortes, único caso de parque nacional europeo que pierde categoría y extensión

Científicos y conservacionistas europeos califican de "gravísimo error histórico" y de "insensato precedente" la decisión adoptada el pasado lunes por el Consell Executiu de la Generalitat de Cataluña de reducir las lindes de protección del parque nacional de Sant Maurici y Aigües Tortes (Lérida). La reducción afectará a un 10% de la superficie del parque, creado en 1955 para proteger uno de los más excepcionales enclaves pirenaicos. La polémica sobre su adscripción administrativa y su descuido han originado que Aigües Tortes desaparezca del listado de la red mundial de parques nacionales.

El lcona traspasó a la Generalitat, que alegaba su voluntad de proteger mejor el patrimonio natural de Cataluña", la gestión del parque Aigües Tortes en 1988. Ahora, intereses vinculados a urbanizadoras, propietarios de fincas privadas y ayuntamientos que favorecen a los promotores de estaciones de esquí se encuentran inmersos en una polémica, que para algunos podría llegar a ser otro Costa Doñana catalán.Los conservacionistas creen que de llevarse a cabo el acuerdo del Consell Executiu que permite retocar, cuando convenga, los límites de un espacio natural protegido por la propia legislación catalana, sentaría un grave precedente, único en Europa. Dicho acuerdo ha sido establecido entre los municipios leridanos de Barruera, Naut Aran, Alt Aneu, Sort y Torre de Cabdella y el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Natural de la Generalitat.

Asociaciones conservacionistas catalanas, como Depana, apoyadas por otras de ámbito estatal, como la Coda, que agrupa a más de 80 organizaciones españolas, consideran ilegal el acuerdo, ya que "entre otras irregularidades, el patronato del parque ni siquiera ha llegado a ser creado para Sant Maurici". La reducción territorial prevista deberá ser refrendada, en cualquier caso, por el Parlamento de Cataluña, que va a tener que desdecirse de lo que sus propios diputados aprobaron mayoritariamente hace menos de dos años. Según el Buró Europeo del Medio Ambiente, organismo en el que se agrupa la práctica totalidad de los grupos conservacionistas del continente, "el caso de Sant Maurici merecerá todo el esfuerzo y las movilizaciones necesarias". Los ecologistas han comelizado a enviar cientos de cartas a la presidencia autonómica pidiendo que se reconsidere la decisión; en caso negativo, dice Oriol Alemany, vicepresidente de Depana, -se ocuparán las partes desclasificadas y se establecerán campamentos permanentes de vigilancia en Aigues Tortes".

Mejor protección

"Es indignante recordar", dice Oriol Alemany, "que la Generalitat, en una aplicación puntillosa de sus competencias consiguiera arrebatar la gestión del parque al Icona alegando su voluntad de mejor proteger el patrimonio natural de Cataluña". Con ello paralizó un proyecto de ampliación del territorio del parque que estaba en marcha. En estos momentos se da la circunstancia de que Sant Maurici cuenta con dos directores-conservadores encargados del mismo parque (uno de la Generalitat y otro por el Icona central). El presupuesto anual que el lcona destinaba a la gestión del parque era de 500 millones de pesetas, que ahora están paralizados; la Generalitat sólo dedica cinco millones. Como referencia, el parque regional de la cuenca alta del Manzanares, en la comunidad madrileña, mantiene una dotación anual que alcanza los 800 millones de pesetas.Situado en el norte de la provincia de Lérida, el parque nacional de Sant Maurici y Aigües Tortes alberga varios de los más valiosos parajes de la zona axial pirenaica, una concentración de lagos de alta montaña y cuenta entre sus cumbres a Els Encantats, unas majestuosas moles marmóreas de más de 2.000 metros de altura, que se incluyen entre los mejores panoramas orográficos de Europa. Profundos bosques de abetos pirenaicos es conden ermitas medievales, como la de Sant Mauríci, y valles todavía intactos, como los de Sant Nicolau o el del Escrita.

Desprotección preocupante

El recorte territorial previsto aumenta la desprotección para sectores tan valiosos como los valles de Cabanes y Gerber, o las cabeceras fluviales de Ruda, Aiguamoix o Valarties. Especialmente preocupante es el caso de la llamada Mata de Valencia i Sorpe, sobre el valle de Aneu, uno de los abetales pirenaicos más extensos, auténtico monumento forestal para todos los catalanes. Ejemplares de más de 35 metros de altura abundan en esta selva. En su interior hay 47 especies animales estrictamente protegidas según el convenio de Berna y 83 según las leyes catalanas y estatales. El urogallo tiene aquí, probablemente, su mejor núcleo reproductor en todo el sur de Europa. Existen corzos, rebecos, gato montés, martas...El director-conservador por la Generalitat del parque Héctor Pipió, es el diseñador de un plan de explotación que prevé la tala de varios miles de árboles centenarios, la construcción de una veintena de kilómetros de pistas forestales y la ubicación de un edificio de nueva planta en medio de esta última selva catalana.

Según Héctor Pipió "los recortes territoriales previstos para la zona de protección del parque nacional obedecen a los intereses privados y al desarrollo previsible de varias zonas de esquí. Estaciones invernales afectadas, de un modo u otro, por el parque son Llesui, Bohi y Espot. Esta última tiene un ambicioso plan de expansión y edificaciones.

En 1989, Aigües Tortes fue visitado por 400.000 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 1990

Más información

  • La Generalitat recorta un espacio protegido