Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA DIFÍCIL TRANSICIÓN

Un presidente tranquilo y experimentado

Millones de votantes coinciden con el lema de los carteles electorales del líder rumano

"Iliescu es tranquilidad y experiencia". Millones de rumanos coinciden plenamente con este lema de los carteles electorales del presidente rumano, líder máximo del Frente de Salvación Nacional (FSN) y casi seguro futuro presidente electo. Iliescu es un hombre simpático, que inspira confianza. Tiene una sonrisa amplia y emana sosiego. Ha vivido siempre en Rumania y ha compartido las penalidades de este pueblo bajo una dictadura comunista a la que sirvió hasta que ésta degeneró en un sangriento régimen del absurdo bajo el mando de Ceausescu.Los dos contendientes de Iliescu vivieron las últimas décadas en el exterior, el liberal Radu Campeanu, en París; el conservador del Partido Nacional Campesino, Ion Ratiu, en Londres. "Iliescu estaba aquí mientras esos dos vivían bien". Que Iliescu, alto funcionario comunista toda su vida, no vivió tan mal como los rumanos de a pie lo saben todos los electores.Miembro del Comité Central, secretario del mismo y hombre fuerte, cayó en desgracia tras el infausto viaje de Ceausescu a China en 1971. Entonces, el dictador regresó a Rumania entusiasmado por la idea de crear su propia revolución cultural, a semejanza de la de Mao en China, y formar al nuevo hombre.

Iliescu era un comunista, pero nunca fue un sumiso funcionario que compensara la mediocridad con el halago fácil y la complicidad dócil en la criminal empresa que Ceausescu proyectaba. Sus críticas al dictador fueron quizá las más osadas que ningún funcionario rumano ha hecho nunca al conducator ejecutado.

Cesado entonces como secretario del Comité Central, pasó a dirigir el partido comunista en los distritos de Iasi y Timisoara. Siempre tuvo una buena imagen de trabajador y siempre se esforzó por paliar los dramas cotidianos de los rumanos bajo Ceausescu.

Como ingeniero hidráulico fue después presidente del Comité de Aguas, en un nombramiento que no significaba otra cosa que una radical degradación.

Muchas veces se habló de Iliescu como el posible hombre fuerte que pusiera fin a la demencia de la familia Ceausescu, y son muchos los indicios de que, desde la llegada de Mijaíl Gorbachov al poder en la Unión Soviética, era el candidato del Kremlin para reinstaurar un régimen razonable, que no democrático en el sentido occidental, en Rumania.

Coetáneo de Gorbachov

Iliescu estudió en Moscú. Es, a sus 60 años, coetáneo de Mijail Gorbachov. No ocultan sus simpatías mutuas, que resultan muy sospechosas a parte de los rumanos, antirrusos todos desde hace siglos y mucho más después de serle arrebata a Rumania la actual Moldavia soviética y del implacable estalinismo que sufrió este país.

Iliescu. es un hombre honrado, según coinciden casi todos los rumanos, demasiado conciliador para algunos y, según rumores de antiguos colaboradores, quizá algo débil. Lo ha sido alguna vez en esta turbulenta transición en la que la inestabilidad política ha estado a punto de desembocar en tragedia en muchas ocasiones. Sus detractores le han acusado tan sólo de haber sido comunista, argumento de poco peso en un país donde prácticamente todo aquel que trabajaba en algún puesto de mínima responsabilidad o quería estudiar tenía forzosamente que hacerse con el carné del partido.

Por su parte, el presidente Ion Iliescu no ha tenido que hacer excesivos esfuerzos para comprender las razones de los centenares de miles de rumanos que se comprometieron con la dictadura para sobrevivir o vivir en una miseria un poco más soportable que las ajenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1990