Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La trapecista Pinito del Oro gana el primer Premio Nacional de Circo

La trapecista canaria Cristina Segura (Las Palmas de Gran Canaria, 1931), conocida profesionalmente como Pinito del Oro, obtuvo ayer el Premio Nacional de Circo 1990, que el Ministerio de Cultura otorga por primera vez este año. "Con esta concesión se premia a una de las principales figuras de la profesión, seguida y admirada por el público internacional hasta su retirada, en 1970", informó el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM). El premio está dotado con 2,5 millones de pesetas.

Al principio la llamaban "la Shirley Temple del trapecio", pero las bromas entre sus familiares por este apelativo la llevaron a buscar otro nombre artístico. Su padre decidió finalmente bautizarla como Pinito del Oro, inspirado tal el nombre de otra trapecista llamada La Rita de Plata.Ayer por la tarde Pinito del Oro no había recibido la comunicación oficial de su premio, pero manifestó a este diario que se sentía muy satisfecha. "Me sorprende que se hayan acordado de mí tras veinte años de haberme retirado del trapecio", dijo. "Por el momento me limitaré a celebrarlo con mi familia".

Nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1931 y pertenece a una familia ligada al circo durante generaciones, los Segura. Ella y sus 10 hermanos trabajaban en el circo que pertenecía a su padre, aunque Cristina no demostró tener muchas habilidades circenses en su niñez y no debutó en el alambre hasta los 12 años. En 1949 se disuelve el circo familiar y, tras su matrimonio, Pinito del Oro logró entrar en el circo Ringling en 1950.

Riesgo

El riesgo de sus ejercicios llamó la atención desde un principio, y durante una visita a Nueva York fue descubierta por Cecil B. de Mille, que decidió contratarla para la película El mayor espectáculo del mundo. Siguió en el circo hasta 1960, tuvo dos hijos y decidió retirarse tras sufrir varios accidentes. Pero tras unos años dedicada a los negocios volvió al trapecio en 1968 y reapareció en Madrid con el circo Price. Se retiró definitivamente del trapecio en 1970.A pesar de la escasa formación académica Pinito del Oro no quiso renunciar a la literatura, y ha publicado varios libros, como La víspera, El italiano y Nacida para el circo. Ahora se encuentra escribiendo su autobiografía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 1990