UNA NUEVA EUROPA

Un nuevo proyecto de ley mantiene amplios poderes para el presidente soviético

Los diputados del Soviet Supremo de la URSS recibieron ayer un nuevo borrador del proyecto de ley para crear un régimen presidencial que introduce ligeras modificaciones en las competencias del futuro presidente, pero no cambia la idea de transferirle amplios poderes.El presidente será elegido por primera vez en el Congreso de los Diputados del Pueblo (con 2.250 parlamentarios) por un período de cinco años -y no de cuatro como preveía el primer proyecto-, según el nuevo borrador realizado la semana pasada por el Presidium del Soviet Supremo de la URSS. Las elecciones posteriores del presidente serán por sufragio universal.

El Soviet Supremo de la URSS mantuvo una acalorada discusión antes de votar la convocatoria de una sesión extraordinaria del Congreso de los Diputados para el próximo día 12. Algunos de los argumentos expuestos por los parlamentarios reticentes han sido parcialmente recogidos en el nuevo borrador. Éste establece que el presidente no podrá ser mayor de 65 años ni ocupar el puesto más de dos mandatos. Asimismo, contempla que el Consejo Federal, uno de los dos organismos asesores del presidente, estará integrado por los presidentes de los Parlamentos de las repúblicas.

El Consejo Presidencial, por su parte, estará formado por personas elegidas por el presidente con la sola excepción del presidente del Consejo de Ministros, que entra en el citado organismo en razón de su cargo.

El proyecto incrementa también el número de organizaciones que pueden presentar candidatos. Si en la primera variante se hablaba sólo de organizaciones sociales, ahora se habla también de grupos de 100 diputados como mínimo. Asimismo, se regula el procedimiento que permitía al presidente bloquear cualquier iniciativa legislativa, estableciendo plazos para su derecho a veto sobre leyes aprobadas.

Ayer, por su parte, el Soviet Supremo de la URSS votó una disposición en la que se exhorta a Armenia y Azerbaiyán a mantener conversaciones con el objeto de firmar un tratado interrepublicano que restablezca la confianza entre ambos pueblos. El intento de encauzar en una vía de diálogo el conflicto que enfrenta a las dos repúblicas del Cáucaso por la soberanía sobre la región de Nagorno-Karabaj fue acompañado de una decisión, aprobada por por amplia mayoría, que faculta al Ministerio del Interior de la URSS, al Comité de Seguridad del Estado (KGB) y a las autoridades regionales para disolver los grupos armados, confiscar las armas a la población y prohibir las organizaciones extremistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de marzo de 1990.

Lo más visto en...

Top 50