Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cambios en la 'lista negra'

La lista de países sujetos a restricciones en la venta de material militar, y ahora también de doble uso, ha sufrido numerosos cambios en los últimos meses. La antigua junta interministerial reguladora del comercio exterior de armas y explosivos contaba con una relación, remitida en su momento al Congreso por el Gobierno, en la que figuraban países en conflicto (como Irán e Irak), países sujetos a embargo internacional (como Suráfrica), con régimen dictatorial (como Chile y Paraguay) y países comunistas (desde la entrada de España en el Cocom).El alto el fuego en la guerra del Golfo llevó al levantamiento oficial las restricciones a Irán e Irak (aunque estas nunca impidieron la venta de armas a través de terceros países), mientras que la evolución política ha hecho salir de la lista a Paraguay y Chile (al que, sin embargo, se vendieron aviones militares C-101 y CN-235 en pleno boicoteo).

Actualmente, España mantiene el compromiso de no vender armas a Suráfrica (por resoluciones de la ONU), Siria y Libia (por decisión de la Comunidad Europea) y existen cautelas, según las fuentes consultadas, en relación con Centroamérica, aunque las recientes elecciones nicaragüenses podrían alterar también esta posición.

Pese a que ha suavizado su actitud hacia Polonia y Hungría, el Cocom (Comité Multilateral de Control de las Exportaciones) mantiene vigentes las restricciones con los países del Pacto de Varsovia; además de con Aliganistán, Albania, Camboya, Laos, Corea del Norte, Cuba, Vietnam y Mongolia. La situación de China es especial, pues el Cocom la considera un caso aparte, mientras que el embargo decretado por la CE en Madrid, en junio de 1989, no parece haberse aplicado.

Como firmante del Tratado. de No Proliferación Nuclear (TNP), España está obligada a no vender tecnología susceptible de ser empleada para la producción de la bomba atómica a países no firmantes de dicho tratado, como es el caso de la India o Pakistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de marzo de 1990