Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera intervención cardiaca en Europa a una niña madrileña sin empleo de cirugía

Por primera vez en Europa, un especialista norteamericano ha corregido, sin necesidad de cirugía, una malformación congénita de corazón a una niña en el hospital Gregorio Marañón de Madrid. María, una madrileña de cuatro años, ha sido la receptora de una pequeña prótesis que cierra la comunicación anómala entre sus aurículas. El dispositivo fue transportado por un fino tubo de plástico (catéter) a través de una punción en una vena. También por primera vez en España, A las nueve de la mañana de ayer se practicó en la unidad de hemodinámica del hospital Gregorio Marañón de Madrid el primer cateterismo con dispositivo oclusor realizado en Europa para cerrar una comunicación interauricular. La intervención duró una hora. Mediante este método no quirúrgico se puede cerrar este orificio entre las dos cámaras superiores del corazón. La lesión es una cardiopatía congénita que se detecta en el niño a través de la auscultación. La experiencia se ha realizado en el seno de un curso de Cardiología Intervencionista que se clausura hoy en Madrid.Charles E. Mullins, una de las primeras autoridades mundiales en cardiología infantil, ha sido el autor de este procedimiento que sólo precisa anestesia local y una sedación general para que el paciente se mantenga relajado. "Se introduce por punción en la ingle, a través de la vena femoral, un catéter de tres milímetros de grosor que se hace llegar hasta el corazón" explica Mullins. "Mediante este cateter se instala en el orificio que produce la lesión un pequeño dispositivo, semejante a un doble paraguas enfrentado, y de este modo queda cerrada la comunicación interauricular".Sólo 15 pacientesEste tipo de cateterismo lo empezó a practicar Mullins en abril de 1989 y sólo lo ha realizado en 15 pacientes en Estados Unidos.

MÁS INFORMACIÓN

Charles E. Mullins, un cardiólogo infantil nacido en Washington hace 58 años, desarrolla su labor en la universidad de Houston (Estados Unidos), único centro, junto a la universidad de Boston, en que se practica una cardiología interve:ncionista no quirúrgica en Estados Unidos. Este especialista está considerado como el maestro de la mayoría de los cardiólogos pediátricos intervencionistas de España y de una gran parte de los que existen en el resto de Europa. Según señala, el cateterismo que se realiza para cerrar una comunicación interauricular "es una técnica sencilla, pero que todavía se encuentra en fase experimental, aunque el protocolo está aprobado por la Food Drug Administration (FDA) norteamericana. Lo normal es que a posteriorí no se presenten complicaciones. El único problema que pudiera surgir es que, en el momento de desarrollar el método, el dispositivo no quede bien anclado en el orificio y ello obligaría a recurrir in situ a una intervención quirúrgica".

La comunicación interauricular corregida por Mullins, que supone el 8% de todas las lesiones cardíacas congénitas, no suele dar síntomas hasta los 25 años de edad del paciente, y en algunos casos durante toda la vida. Sin embargo, en cuanto es detectada, los cardiólogos aconsejan corregirla para prevenir eventuales consecuencias, como trastornos en el ritmo cardíaco o enfermedad pulmonar asociada.Acaparar la atención

Otros casos que más han acaparado la atención de los 400 especialistas que han acudido a este foro científico internacional han sido las intervenciones realizadas por el doctor J. Marco, de Toulouse (Francia) y por el doctor Spencer King, de la universidad de Emory de Atlanta (Estados Unidos).

El cardiólogo francés ha realizado por primera vez en Espafía en un adulto una angioplastia para implantar una prótesis en el interior de las arterias coraonarias. El norteamericano ha practicado, también por primera vez en España, un complejo cateterismo con asistencia circulatoria para dilatar diversas estrecheces en una misma arteria y en diferentes arterias. En ambos casos no se ha recurrido a la cirugia.

El catéter mágico

En la reunión científica, que se clausura hoy en Madrid se han presentado los últimos avances en el tratamiento cardiaco, mediante un método no quirúrgico de dolencias de las arterias coronarias, válvulas cardiacas y lesiones congénitas. "El cateterismo es un método por el que se introduce un catéter a través de venas y arterias para diagnosticar y tratar lesiones del corazón", explica Juan Luis Delcán, codirector del curso y jefe de cardiología de adultos del hospital Gregorio Marañón.La introducción del catéter se hace por punción, por lo que no queda ninguna señal ni cicatriz en el paciente. Salvo casos muy aislados esta técnica sólo precisa anestesia local y una sedación general del enfermo y su duración oscila entre 20 minutos y dos horas. Igualmente, puede ser dado de alta en 24 o 48 horas.El cateterismo cardiaco lle va practicándose para el diagnóstico desde finales del siglo XIX. Fue el médico suizo Grüntzign, afincado en Estados Unidos, quien empezó a emplearlo a finales de los 70 como método terapéutico para corregir obstrucciones de las coronarias. Actualmente este tipo de cateterismo se practica en Estados Unidos en 200.000 pacientes al año.

Eulogio García, jefe de cardiología infantil del hospital Gregorio Marañón y ayudante de la novedosa operación de ayer considera que en el plazo de muy pocos meses podrá practicar esta técnica en el centro madrileño. Según el cardiólogo español, el tratamiento de las lesiones cardiacas en los niños está muy avanzado en nuestro país, ya que en las maternidades existe un buen control para la detección precoz de las cardiopatías congénitas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de febrero de 1990

Más información