Los liberales retienen la mayoría absoluta en Japón

El partido liberal, pese a los escándalos de los últimos tiempos, venció con holgura en las elecciones legislativas celebradas ayer en Japón y podrá retener la mayoría absoluta que desde hace 35 años posee en la Cámara baja de la Dieta (Parlamento). A falta aún por recontar hoy los votos en tres de las 44 prefecturas del país, entre ellas Tokio, las proyecciones de varias cadenas de televisión y de la agencia oficial de noticias Kyodo señalaron anoche que el partido gobernante puede haber logrado al menos 271 escaños de los 512 que integran la Cámara de representantes.

Más información

Los socialistas consiguieron aumentar notablemente su fuerza numérica, pero sus esperanzas de formar un frente de oposición de alternativa de gobierno se han visto frustradas por los pésimos resultados obtenidos por los partidos centristas.El ex primer ministro Yasuhiro Nalcasone, implicado en el famoso caso Recruit, logró ser reelegido, al igual que todos los demás dirigentes liberales. El éxito de ayer significa un fuerte espaldarazo al actual primer ministro, Toshiki Kaifu, que asumió la jefatura del Gobierno hace siete meses, en medio de una de las crisis más graves para su, partido, tras la derrota histórica sufrida en las elecciones parciales a la Cámara alta, donde la oposición logró por primera vez hacerse con la mayoría absoluta. El secretario general liberal, Ichiro Ozawa, declaró anoche que Kaifu continuará al frente del Gobierno. Portavoces de todas las facciones internas, incluida la del ex secretario Shintaro Abe, que aspira al puesto de Kaifu, manifestaron que éste seguirá contando con el apoyo de las capillas del partido.

De los 431 escaños que ayer se asignaron en 44 prefecturas, 240 fueron para los liberales, 114 para los socialistas, 31 para los budistas del Komeito, 13 para los comunistas, 12 para los socialdemócratas, 3 para el partido unido socialdemócrata y 18 para candidatos independientes. Hoy se conocerán los resultados correspondientes a las prefecturas de Tokio, Kanagawa y Saitama, que en conjunto totalizan otros 81 escaños. El Ministerio del Interior señaló que la participación ha sido del 73,3%.

Según una proyección difundida anoche por la cadena estatal da televisión NHK, los liberales pueden haber conseguido cerca de 280 parlamentarios, y los socialistas, más de 130, lo que constituiría una de las mejores marcas de toda su historia. El partido gobernante tenía en la pasada legislatura 295 escaños, y la oposición socialista, 83. De confirmarse esta tendencia, el partido de Kaifu no sólo habrá renovado la mayoría absoluta en la Cámara baja, sino que además controlará cómodamente todos los comités de ella, incluido el de presupuestos, para el que se necesitan 271 diputados.

"El pueblo japonés ha decidido con el voto que los liberales sigan navegando y dirigiendo el rumbo del país durante los años noventa", afirmó Ichiro Ozawa. El secretario general de los liberales dijo que Japón necesita un Gobierno estable para afrontar los serios problemas comerciales que tendrá que resolver durante esta década. Ozawa, un joven político de 47 años a quien muchos auguran una futura carrera como primer ministro, aseguró que el Gobierno quiere negociar con las demás fuerzas parlamentarias una solución al polémico tema del impuesto del 3%. al consumo y que propondrá su cooperación en los demás asuntos.

A pesar de su triunfo electoral, los liberales no pueden legislar arbitrariamente en la Dieta, porque la Cámara alta sigue en manos de la oposición.

Takako Doi, satisfecha

La líder del partido socialista, Takako Doi, no podía ocultar a última hora de ayer su satisfacción por el notable avance experimentado por su grupo. Sin embargo, se mostró contrariada por la actuación liberal y la reelección de prácticamente todos los personajes que de alguna manera estuvieron envueltos en el caso Recruit, el famoso escándalo político-financiero que provocó el año pasado un terremoto en la vida política del país.

"Siento mucho que no hayamos sido capaces de detener al partido liberal", afirmó Doi. La dirigente socialista insistió en que los resultados de ayer revelan, pese a todo, que los japoneses quieren que el Gobierno elimine el controvertido impuesto al consumo, que entró en vigor el pasado abril y que fue uno de los principales factores de la derrota del partido dirigente en las elecciones parciales a la Cámara alta celebradas en julio de 1989.

Los liberales han sabido remontar la seria crisis del verano y recuperar el apoyo de muchos de sus aliados tradicionales, entre ellos los agricultores. En buena parte es debido a la imagen fresca que trajo Kaifu, un político que a sus 58 años es considerado como relativamente joven para los cánones nacionales.

El partido gobernante tuvo la habilidad de meter en la mente conservadora del electorado una sensación de abismo si la oposición ganaba, lo cual habría producido un caos en la economía del país y, en palabras de uno de los dirigentes liberales: "Muchos suicidios entre nuestros hombres de empresa". Inculcaron también ese miedo en las grandes empresas, que inyectaron más dinero que nunca en las arcas del partido para financiar una multimillonaria campaña electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50