Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos piden que el salario social tenga carácter estatal como en la CE

UGT y CC OO volverán a solicitar al Gobierno, en el seno de la concertación, que sea la Administración central qien financie el salario socl al en España, tal y como lo están llevando a cabo el resto de los países comunitarios.Según un estudio comparativo elaborado por los sindicatos, estas percepciones mínimas tienen carácter estatal en los países de la CE que contemplan tal tipo de ingresos. En Francia, Dinamarca, Países Bajos, República Federal de Alemania, Bélgica y Reino Unido este derecho está reconocido en todo el Estado y es la Administración central quien asume, en todo o en la mayor parte, su financiación, dejando la gestión a los municipios.

El caso español difiere del modelo europeo en que estos ingresos mínimos se están introduciendo a través de las diferentes comunidades autónornas. En Andalucía ya existe un acuerdo al respecto, en la comunidad cántabra es denominado "plan de ayuda a la necesidad familiar", mientras que en Cataluña se conoce como "renta mínima de inserción". El País Vasco, Madrid, la comunidad valenciana y Aragón también contemplan estas medidas.

Los sindicatos exigirán en la reunión de hoy que se extienda la aplicación de este salario al resto de las comunidades y homogeneizar sus condiciones mínimas. Hasta el momento la oferta de la Administración no contempla la financiación centralizada del salario social.

A pesar de las diferencias, el ministro de Trabajo, Manuel Chaves, ha anunciado que prevé concluir la negociación del subsidio agrario y el salario social en esta cita. En la última reunión sobre protección social, el titular de Trabajo mostró a los sindicatos su intención de cerrar estos temas "con acuerdo o desacuerdo, el próximo 19 de febrero".

Por otro lado, el Ejecutivo se reunirá con los empresarios a primera hora de hoy, para informarles de sus criterios en materia de formación profesional y de los planteamientos expuestos por los sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 1990