Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Una fórmula compleja

La fórmula propuesta por Hacienda para reformar el Fondo de Compensación Interterritorial (FCI) no está exenta de una fuerte complejidad, hasta el punto de que no falta quien opina que habría sido más sencillo corregir únicamente la variable migratoria y abordar la reforma del FCI englobándola en las negociaciones del nuevo modelo de financiación autónomica.

En síntesis, aplicando la reforma propuesta, las comunidades ricas se acogerían a una compensación transitoria, de tal forma que se les asignaría para 1990 la misma cantidad que recibieron en 1989, más el porcentaje en que aumentara la inversión civil nueva del Estado, que se situará en torno al 15%. Por lo tanto, recibirían un 15% más que en el pasado ejercicio de1989.

Las comunidades más pobres dividirían su aportación en dos tramos: una parte procedería de recibir algo menos de la mitad de la asignación correspondiente a 1989, aumentada en un 15%; la segunda procedería de repartirse entre ellas la cantidad resultante de dividir el 30% de la inversión civil nueva del estado prevista para 1990 por el total de población que habita en estas comunidades. Es decir, si la inversión civil nueva fuera 900 y el total de los habitantes de las comunidades llamadas pobres fuera 10, se repartirían el 30% de 900 dividido por 10.

Esta fórmula permitiría a las comunidades pobres repartirse unos 15.000 millones adicionales a la asignación que recibirían si no se aplicara la reforma del FCI propuesta por el Ministerio de Hacienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de febrero de 1990